Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) participará en el proceso de licitación para adquirir mayor participación en el gasoducto de exportación Bolivia – Brasil, con el fin de incrementar su influencia en el mercado de gas brasileño. “La posibilidad de tener mayor presencia en el mercado brasileño permitirá a YPFB encarar negociaciones para comercializar gas natural directamente con empresas distribuidoras e industrias privadas, asentadas en el sudeste brasileño, evitando la intermediación de terceros actores para vender gas; de esta forma, ganar tanto en tiempos de negociación, definición de volúmenes, precios y plazos contractuales”, explicó el gerente de Regulación y Despacho de la empresa Gas TransBoliviano (GTB), entidad filial de YPFB, Luis Alberto Poma Calle.

Poma explicó que, adicionalmente, la reducción en la participación accionaria de Petrobras sobre su porcentaje de participación en el gasoducto, implica que la empresa deberá pagar por el transporte del gas que adquiera a Bolivia. Asimismo, dijo que la oportunidad que se le presenta a YPFB incrementará la influencia en el mercado brasileño.

El Consejo de Administración de Defensa Económica (CADE) y Petrobras decidieron la venta de la participación de la estatal brasileña en el gasoducto que une a Bolivia con Brasil, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) anunció su interés por participar del proceso de licitación para adquirir dichas acciones.

Poma aclaró que la reducción en la participación accionaria de Petrobras en el gasoducto de exportación no significa que Brasil vaya a reducir los volúmenes de compra de gas a Bolivia.

En la actualidad, YPFB, a través de su subsidiaria YPFB Transporte, ya cuenta con un 12% de participación accionaria en la Transportadora Brasileña Gasoduto Bolivia-Brasil (TBG), nombre con el que se conoce a la compañía que transporta el gas boliviano desde la frontera hasta Sao Paulo. Por su parte, Petrobras Logística de Gas S.A. cuenta con una participación del 51%, porcentaje que hasta ahora le ha permitido controlar las operaciones del ducto en el lado brasileño.

La venta de la participación de Petrobras en el gasoducto Bolivia-Brasil, así como la venta de sus acciones en otros gasoductos y oleoductos, responde al plan de desinversión que la estatal brasileña viene encarando desde hace algunos años, lo que la obliga a desprenderse de una serie de activos a nivel continental, con el fin de salir de negocios ligados a las actividades correspondientes al downstream (refinerías, gasolineras, transporte y distribución de hidrocarburos, entre otros), para así reestructurar sus operaciones globales. “Para YPFB, en cambio, esta oportunidad de mercado permitiría fortalecer su plan de expansión e internacionalización a nivel continental”, puntualizó el principal ejecutivo de la estatal petrolera.

El gasoducto Bolivia-Brasil tiene 3.150 kilómetros de extensión. De ese total, el 82% se encuentra en territorio brasileño y es administrado por TBG. Este sistema de transporte, que inició sus operaciones hace 20 años, posee un ducto de 32 pulgadas de diámetro con una capacidad de entrega en frontera de hasta 32,85 millones de metros cúbicos por día.

MINISTERIO DE HIDROCARBUROS