reporteenergia.com.- En presencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Fundación Forest Trends y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), un importante grupo de agricultores del municipio de El Torno, en el departamento de Santa Cruz se comprometió a conservar 541,5 hectáreas de bosque nublado, donde nacen muchas de las fuentes de agua, que luego son aprovechadas en la capital oriental.

La central de Cooperativas de Servicios Públicos de Agua de El Torno -integrada por siete cooperativas y más de 10 mil usuarios- y el Gobierno Municipal, con el apoyo de la Fundación Natura Bolivia ayudan a cientos de familias a conservar las fábricas de agua cerca del Parque Nacional Amboró.

En este contexto a inicios de este mes se realizó un acto especial, en donde familias recibieron insumos como cajas de abejas para producir miel, plantines de cítricos para generar ingresos, alambre para organizar sus predios y encerrar el ganado, entre otros incentivos.

A cambio, estos propietarios que viven al lado del Parque Nacional Amboró, se convierten en guardianes del bosque, modifican sus prácticas productivas y aumentan sus rendimientos agrícolas.

Los agricultores indicaron que requieren recibir apoyo directo de las autoridades del departamento y cooperativas de agua de la ciudad de Santa Cruz, para continuar cuidando las fábricas de agua y ampliar el número de familias que conservan sus bosques, hasta crear un cinturón de conservación alrededor del Parque Nacional Amboró, el mismo que juega un rol importante en captar y filtrar las lluvias para la recarga hídrica del Río Piraí y el acuífero de Santa Cruz de la Sierra.

Durante el acto de compensación las comunidades recibieron visitas de personal de la Cooperación de Desarrollo Suiza (COSUDE), la Fundación Forest Trends, además de personal del Banco Interamericano de Desarrollo. Estas entidades apoyan a diversos municipios en la ampliación de la escala de los ARA, de tal manera que a través de este mecanismo se pueda conservar ecosistemas críticos productores de agua y fuentes de biodiversidad, además de mejorar los ingresos de las familias rurales.

Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA) es un modelo de gestión local para el manejo de fuentes de agua y ecosistemas críticos por sus altos valores de biodiversidad, puesto que permiten crear sinergias entre los propietarios de predios cuenca arriba y los usuarios de agua en cuenca baja, en los que ambos reconocen la necesidad e importancia de cuidar los bosques para contar con agua en calidad y cantidad, para consumo humano y seguridad alimentaria. Hasta la fecha suman 132 familias que se benefician con este esquema y 3.259,6 que se encuentran protegidas con los ARA en esta región.