El Gobierno brasileño puso en marcha el plan denominado “nuevo mercado de gas” para reestructurar el sector del gas natural con la intención de reducir los costos de energía y los precios de los insumos, a nivel interno, hasta en un 40 por ciento en los próximos dos años.

Este programa abre la posibilidad de que el precio de este hidrocarburo que Bolivia le vende a ese país baje, según la percepción de los analistas consultados.

“Con seguridad será un precio más bajo”, dijo el experto en hidrocarburos Augusto Vargas, en relación al programa que reestructura el mercado del gas de Brasil.

El analista económico Mauricio Medinaceli tiene una postura similar. “La teoría económica sugiere que a mayor competencia se tiende a disminuir los precios al consumidor. En este sentido, la apertura del mercado energético en Brasil implica mayor competencia, los precios del gas tenderán a bajar y, por ende, los precios de importación desde Bolivia”, dijo.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en su cuenta de Twitter, anunció el lanzamiento del “nuevo programa del mercado del gas, cuyo principal objetivo es reducir su precio rompiendo el monopolio de Petrobras y la libre competencia. Energía barata para consumo doméstico e industrial”.

El Gobierno de Brasil quiere reducir las tarifas de energía hasta en un 40 por ciento, en un momento en que son altas y las condiciones climáticas no son estables para esa región.

Para el economista Luis Fernando García, este plan, que quita el monopolio de Petrobras, tiene el objetivo de “atraer inversiones y capitales privados” hacia Brasil.

Vargas y Medinaceli coincidieron al asegurar que el reto de Bolivia, en relación al precio del gas, es que debe ser más competitivo en el mercado internacional, porque en los términos actuales del contrato de compra-venta (con Brasil) no serán favorables en un futuro, puesto que habrá una mayor oferta.

EL MONOPOLIO DE PETROBRAS

El monopolio de la estatal brasileña Petrobras —en la compra, distribución y venta del energético— encarece la venta del gas para el sector industrial de ese país. En Brasil, el millar de BTU se vende por encima de los 14 dólares el millar de BTU; en Europa, la misma unidad se vende a un precio promedio de 8 dólares.

LOS TIEMPOS