Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) lleva adelante una serie de actividades técnicas que apuntan a promover la cultura de la fertilización en Bolivia con la urea producida en la planta de Bulo Bulo, sin embargo, los productores afirman que la estatal petrolera no ha fijado un precio justo para el mercado interno, dado que éste supera con al menos 120 dólares al precio de exportación.

El presidente de YPFB, Óscar Barriga, informó que el uso del fertilizante en Bolivia se ha incrementado en la presente gestión como resultado del trabajo de incentivo al consumo que se viene desarrollando desde el año pasado.

En consecuencia, dijo que se apunta a cerrar el año con un volumen de 40 mil toneladas. “Este crecimiento que tenemos en nuestro mercado interno no nos sorprenderá si el año 2020 aún crece más. El potencial que tiene el mercado interno, dependiendo de la agresividad con que nosotros lo trabajemos, es un potencial que supera las 80 mil toneladas al año”, dijo Barriga.

Sin embargo, el vicepresidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Fidel Flores, saludó la iniciativa de promover la cultura de la fertilización en Bolivia, porque esto permitirá mejorar la productividad de los cultivos.

Pero, observó que esto tiene que ir acompañado de la fijación de un precio justo, el cual debe estar relacionado al de exportación más los impuestos correspondientes.

“Actualmente, el precio para los productores bolivianos puesto en la planta Bulo Bulo, para compras mayores de 25 toneladas, es de 383 dólares por tonelada y para cantidades menores es 420 dólares por tonelada, lo cual es mayor al precio de exportación que es de 260 dólares aproximadamente”, precisó Flores.

Según YPFB, el mercado interno, a julio de 2019, consumió más de 17 mil toneladas de urea. El 80 por ciento fue destinado a Santa Cruz.