La exportación de energía eléctrica de Bolivia a Argentina, que comenzará en septiembre próximo cuando finalice la construcción de la línea de transmisión Juana Azurduy, permitirá generar ingresos por 30 millones de dólares al año por la venta de 80 a 120 megavatios (MW) en una primera etapa, informó el ministro de Energía, Rafael Alarcón.

El anuncio fue realizado ayer a la finalización del acto de inauguración del proyecto Ciclos Combinados de la Planta Termoeléctrica del Sur, ubicada en Yacuiba, obra que tuvo una inversión de 463 millones de dólares y que tiene el objetivo de añadir 480 MW al Sistema Integrado Nacional (SIN).

“Este negocio nos va a permitir tener ingresos para el Estado en el orden de los 30 millones de dólares por año, es un ingreso importante”, dijo Alarcón.

El Ministro reconoció que, desde la firma de un acuerdo de oportunidades con Argentina, en 2015, ha transcurrido más tiempo del previsto debido a las regulaciones establecidas en la legislación del vecino país.

Sin embargo, destacó que la línea de transmisión está concluida en sus 40 kilómetros en territorio boliviano, mientras se continúa la construcción de sus 70 kilómetros en Argentina. Agregó que este proyecto concluirá en al menos seis semanas.

“Hemos firmado un acuerdo de oportunidad el 2015 por el cual se inyectará entre 80 a 120 megavatios, que es lo que se hará en una primera fase”, resaltó.

La Planta Termoeléctrica del Sur, inaugurada ayer, cuenta con cuatro ciclos combinados, cada uno con una capacidad de generar 120 MW. Según Alarcón, uno de éstos se halla destinado a la generación de electricidad de exportación a Argentina.

El presidente Evo Morales recordó que, en el pasado, Bolivia importaba energía eléctrica de Argentina y destacó que las políticas económicas permiten invertir esos papeles.

Morales dijo que Bolivia, en la actualidad, produce 2.700 MW de energía eléctrica y que a fin de año, con la incorporación de dos proyectos termoeléctricos en Cochabamba y Santa Cruz, la oferta superará los 3.200 MW, un 100 por ciento más que el consumo interno, que alcanza a 1.600 MW.

A modo de ejemplo, mencionó que la demanda del departamento de Tarija en 2005 era de 60 MW, mientras que actualmente supera los 600.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, señaló que proyectos como la mencionada planta termoeléctrica benefician al país y permiten la expansión de nuevas inversiones privadas.

Además destacó la importancia del proyecto porque representa el 20 por ciento de la generación eléctrica del país.

Falta el tendido en la parte argentina, el cual estaría listo en unas seis semanas para iniciar la exportación

DATOS TÉCNICOS

Una obra construida en dos partes. La Planta Termoeléctrica del Sur (PTS) fue construida en dos fases por la firma alemana Siemens: la primera fue concluida en 2014, a un costo de 180 millones de dólares, y la segunda, entregada ayer por 464 millones de dólares.

La segunda fase tiene más de 4 mil equipos, ocho nuevas turbinas, cuatro de gas y cuatro de vapor; 16 generadores, ocho eléctricos y ocho de vapor; ocho transformadores, cuatro aeroenfriadores de agua y una Planta de Tratamiento de Agua.

FRASES

«Vendemos gas, soya, castaña, minerales. Ahora, podemos exportar electricidad. Hicimos una oferta de mil MW a Argentina». Rafael Alarcón. Ministro de Energía

«Las nuevas fuentes de energía alternativa irán desplazando a la generación de electricidad a partir del gas natural». Joaquín Rodríguez. Presidente ENDE

«Esta planta nos garantiza energía eléctrica en 20%, base importante para la inversión y generación de industrias». Luis Barbery. Presidente CEPB

LOS TIEMPOS