Los menores ingresos por la exportación de gas natural a Argentina y Brasil, ponen en apuros al Gobierno en la elaboración de los ‘techos presupuestarios’, un indicador clave para los gobiernos subnacionales y las entidades públicas a la hora de elaborar su Plan Operativo Anual (POA), el documento donde se indica el dinero que tienen para gastar.

José Luis Parada, asesor de la Gobernación de Santa Cruz, sostuvo que las proyecciones de venta de gas natural para el próximo año generan un problema al Gobierno, porque hasta el momento no emitió los techos presupuestarios para las entidades públicas, lo que a su criterio demuestra que el Ejecutivo está con serios problemas en las proyecciones de los ingresos y no tienen cómo justificarlo.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Economía los ingresos por las regalías de los hidrocarburos a los gobiernos autónomos del país tuvo este comportamiento.

En 2013 fue de Bs 5.762 millones, para subir a Bs 5.933 millones en 2014 y bajar en 2015 a Bs 4.167 millones; en 2016 descendió a los Bs 2.249 millones, mejorar en 2017 y cerrar en 4.429 y bajar en 2018 a Bs 4.188 millones. “Esta caída de los ingresos desde 2014 no se pudo superar.

El 2020 es un año crítico porque el Presupuesto General de la Nación no tendrá los recursos suficientes para cubrir las competencias de universidades, municipios y gobernaciones. Esto obligará a bajar los recursos del Fondo Indígena y de la Renta Dignidad”, remarcó Parada.

Sobre el tema, el analista Marcelo Campero, sostuvo que una de las alternativas para ‘suavizar’ la caída de ingresos es trabajar en un programa de austeridad que recorte el gasto público innecesario y que se vea seriamente el rol y beneficio de mantener a algunas empresas públicas que no generan rentabilidad, sino que son una carga para los bolivianos.

Jhony Mercado, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, sostuvo que la otra alternativa es trabajar en un programa tributario que aumente la cantidad de contribuyentes para de esa manera generar nuevos ingresos, y de alguna manera equilibrar el presupuesto, que desde hace siete años está desequilibrado.

Optimismo estatal

Cabe recordar que sobre los menores ingresos por la venta de gas natural, la estatal petrolera YPFB Corporación precisó al suplemento Dinero del Grupo EL DEBER, que se está en proceso de negociaciones con diez empresas que operan en el mercado brasileño, por un volumen estimado de provisión global que supera los 36 millones de metros cúbicos día (MMm3/d) y que de este volumen, YPFB ejecuta recién un 9%. Para el analista energético Gabriel Gaite lo expuesto por YPFB es una proyección optimista, pero no realista, pues no se habla cómo los precios irregulares afectarán al total de los ingresos.