Entre enero y junio de la presente gestión, las exportaciones bolivianas cayeron en 8% en valor, y en 23% en términos de volumen.

Al cierre del primer semestre, las exportaciones alcanzaron la cifra de 4.125 millones de dólares, en tanto que por ese valor se exportaron 9.585.761 toneladas, reportó el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), con base en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En un periodo similar del año pasado, las exportaciones en valor se situaron en 4.486 millones de dólares, mientras que en volumen se alcanzó las 12.411.112 toneladas de ventas externas.

“La caída en las exportaciones, en valor, responde a las condiciones de los precios internacionales que podrían mantener la tendencia o mostrar cambios favorables hacia fin de año (…). El país es tomador de precios por excelencia y, además, enfrenta problemas de baja competitividad generados por logística, impuestos, política laboral, acceso a financiamiento y otros como el tipo de cambio en los países vecinos”, explicó el expresidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Guillermo Pou Munt Serrano.

Sobre la caída en los volúmenes exportados (-23%, gráfico), Pou Munt indicó que este dato debe preocupar aún más, ya que es indicador de un “retroceso en la actividad económica de ciertos sectores” que por diferentes causas se retiran o se contraen.

En lo que respecta a las exportaciones de productos no tradicionales (soya, castaña, joyería, bananas, cueros, palmito, textiles y café), las ventas cayeron en 5% en valor, aunque las cargas despachadas al mercado externo aumentaron en un 17%.

Asimismo, en cuanto a las exportaciones de productos tradicionales (hidrocarburos y minerales), se advirtió una caída de 9% en términos de valor, y -28% en los que respecta el volumen.

“Bolivia es un país que no ha sabido promover ni la industrialización de sus exportaciones ni la diversificación, cuestión que está pendiente”, dijo Pou Munt.