La importación de petróleo, que permitirá aumentar la capacidad de producción de las refinerías, posibilitará reducir un 30 a 40 por ciento las importaciones de gasolina y diésel, cuyo valor, entre enero y noviembre de 2019, superó los 1.400 millones de dólares

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Zamora, informó que la política de importación de crudo es parte de las acciones orientadas a reducir los recursos destinados a la importación y subvención de combustibles. Sin embargo, el analista en hidrocarburos Álvaro Ríos considera que la importación de petróleo generará un ahorro, pero no alcanzará el 40 por ciento que hace referencia el Gobierno.

“En este momento se está haciendo el estudio muy detallado de los volúmenes que vamos a poder importar (de crudo), pero con seguridad que van a ser grandes porcentajes. Estamos hablando de que tal vez en un 30 a 40 por ciento podamos reducir la importación”, informó Zamora.

Señaló que esta medida permitirá aumentar la producción de las refinerías Gualberto Villarroel, de Cochabamba, y Guillermo Elder Bell, de Santa Cruz, que operan a un promedio del 50 a 60 por ciento de su capacidad.

En consecuencia, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) aumentará sus volúmenes de destilación y reducirá la brecha de la subvención, aunque aclaró que el país todavía no podrá parar la importación de combustibles.

Las importaciones de combustibles y lubricantes entre enero y noviembre de 2019 alcanzaron un volumen de 1.843.711 toneladas y un valor de 1.424.483.897 dólares, según datos del Instituto Boliviano de Comercio

Exterior (IBCE). En tanto, los recursos destinados para atender la subvención a la importación de gasolina y diésel, en 2019, alcanzaron los 2.727 millones de bolivianos, según el Presupuesto General del Estado (PGE) de la pasada gestión.

En opinión de Ríos, la importación de petróleo es una medida acertada siempre y cuando se lleve adelante por oleoductos o poliductos, y no por camiones, como actualmente ocurre con la internación de gasolina y diésel.

Sin embargo, considera que el ahorro será menor al 30 o 40 por ciento de la importación de mencionados combustibles como dice el Gobierno, puesto que solamente se ahorrará el margen de refinación, es decir, el monto que paga el Estado de Bolivia a las refinerías de países como Venezuela o Estados Unidos.

“Lo que sí puede generar unos buenos dólares de ahorro por barril, yo creo que 4 o 5 dólares por barril, es que de una vez decidamos importar por ductos, porque importar por camión, ya sea diésel, gasolina o petróleo, cuesta mucho más que importar por ductos”, explicó Ríos.

2019: el volumen de importaciones de combustibles subieron en 21%; las exportaciones de gas bajaron en 16%.

EL MAS SE BENEFICIÓ CON IMPORTACIÓN

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Zamora, denunció que las autoridades del sector hidrocarburos del Gobierno de Evo Morales obtenían beneficios personales en los proceso de importación de combustibles.

“Hay mucho desorden en Yacimientos, en lo que significaban todos estos procesos de importación y ahora lo entendemos, porque nosotros mismos somos testigos de todas las ofertas personales que se nos hacen de poder recibir utilidades por concepto de importación de combustibles”, dijo Zamora.

El Ministro mencionó que estas irregularidades fueron cortadas y que se priorizará la producción de bioetanol.

LOSTIEMPOS