El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, dijo ayer que Insumos Bolivia (Inbol) será la que defina si el contrato con Cuba para la venta de 20.000 toneladas métricas (TM) de urea continúa o se deja sin efecto, ya que esa entidad estatal suscribió el acuerdo.

“Será Insumos Bolivia la que decida (sin continúa ese contrato) porque tiene que garantizar que Cuba pague. Y la pregunta de todos los bolivianos es ¿nos pagará la empresa cubana? Y ésa es una duda que nosotros la dejamos flotando ahí. Vamos a conversar con ellos, sin embargo hay que tener cautela por la relación bilateral, por los mecanismos protocolares internacionales”, explicó el ministro Zamora en conferencia de prensa.

El 30 de mayo del año pasado, durante la III Reunión del Grupo de Trabajo para la Complementariedad Económica entre Bolivia y Cuba, se firmó un contrato para la exportación de madera, urea y tejidos por más de $us 12 millones. La estatal Cubana Importadora de Productos Químicos (Quimimport) era la encargada de la importación del fertilizante de la Planta de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba.

Con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), procesados por La Razón, el 25 de enero se informó que Bolivia hizo un primer despacho, en noviembre de 2019, de 6.045,5 TM del fertilizante a la isla caribeña. El precio por tonelada fue de $us 315.

El 26 de enero, Cuba, a través de su Cancillería, aclaró que el precio fijado para la compra de urea boliviana fue considerando la cotización internacional.Zamora recordó ayer que para el Gobierno de transición ese contrato con la firma cubana fue lesivo para los intereses de los productores bolivianos porque se lo comercializó a menor precio que en el mercado interno. Además con ventajas para ese país porque se les dio a un año de gracia para que compren las 20.000 t.

La autoridad añadió que en las siguientes semanas se vencerá el plazo para que la firma cubana retire las restantes 13.954,5 TM que están almacenadas. Pero para ello la empresa cubana debe cancelar el monto fijado en el acuerdo.

El 23 de enero, Zamora anunció que el Gobierno decidió romper el contrato con la firma cubana que compraba la urea boliviana “a precio regalado” y le ocasionaba un daño económico al país.

Ayer, el funcionario aseguró que se pidió “oficialmente de que se evite la firma de una adenda con una empresa estatal cubana (…) que significaba incorporar 100.000 toneladas (métricas) más”.

El 24 de enero, el director de Inbol, Daniel Zorrilla, informó que esas 100.000 TM del fertilizante que tenían que ir a Cuba “a precios muy bajos” serán distribuidos en el mercado interno para el fortalecimiento del agro boliviano.

Se analiza traslado del complejo a un lugar estratégico

Para el actual Gobierno, el emplazamiento de la Planta de Amoniaco y Urea de Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba, no es estratégico para la comercialización del fertilizante. Ante esa situación se analiza reubicar el complejo petroquímico en otra región del país.

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, dijo ayer que la planta podría ser reubicada en Santa Cruz donde se concentra la mayor parte del agro boliviano, lo que también beneficiaría a la exportación del fertilizante a uno de los principales mercados como es Brasil.

“Creo que esa ubicación sería ideal, habrá que estudiar esta alternativa; habrá que estudiar alternativas de que el sector productivo boliviano, a través de una alianza privada y una alianza pública con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), pueda hacerse cargo del funcionamiento de la industria”, indicó. Dijo que según un “comentario somero” el costo del traslado sería de $us 150 millones a 160 millones.

LA RAZON