Brasil ha incluido cuatro centrales hidroeléctricas entre los proyectos que recibirán apoyo como parte del programa de asociaciones de inversión del país, llamado Programa de Parcerías de Investimentos o PPI.

Según BNamericas, el apoyo del gobierno vendrá en forma de estudios de licencias ambientales para las plantas Bem Querer de 650 MW, Castanheira de 140 MW, Telemaco Borba de 118 MW y Tabajara de 430 MW, cumpliendo la promesa de campaña del presidente Jair Bolsonaro de acelerar los procesos de licencia ambiental para grandes centrales hidroeléctricas.

Bem Querer, ubicado en el río Amazonas en el estado de Roraima, se considera crítico para la seguridad energética de Brasil. Roraima es el único estado que aún no está conectado a la red eléctrica principal (SIN) del país. Bem Querer tendrá una línea de transmisión que se conectará al SIN y el gobierno considera que una central hidroeléctrica es necesaria para reducir la dependencia de la región de las importaciones de energía de las centrales térmicas de Venezuela y las centrales térmicas que funcionan con diesel.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Iberdrola inaugura nueva central hidroeléctrica en Brasil

Al estar ubicado en la zona más sensible al medio ambiente de Brasil, la selva amazónica, Bem Querer es un objetivo potencial para los grupos ambientalistas. Un análisis del proyecto realizado por la cámara alta en 2007 mostró que podría tener un impacto negativo en las áreas ocupadas por pueblos indígenas.

También se encuentra en la región amazónica la planta de Tabajara, en el estado de Rodonia. El proyecto sobre el río Jiparana podría afectar a ciudades, áreas de conservación, tierras indígenas y personas, incluidas las comunidades que viven a orillas del río y los pescadores. La oficina del fiscal federal (MPF) ha estimado que la planta afectaría a 28 comunidades indígenas con más de 72,000 personas.

Los otros dos proyectos son mucho menos controvertidos debido a su ubicación.

La planta de Castanheira en el río Atrinos en el estado de Mato Grosso no está cerca de ninguna tierra indígena y las obras de construcción están programadas para avanzar junto con programas ambientales para preservar y reducir los impactos en la fauna, la flora, los peces y la calidad del agua. También vendrá con programas sociales para mitigar el impacto en la población ubicada en los municipios que verán inundadas sus tierras.

La planta Telemaco Borba en el río Tibagi, en el estado de Paraná, se encuentra lejos de las áreas ambientalmente sensibles y la minería a pequeña escala en el área es la única actividad que podría verse afectada negativamente.

WET