En medio de una coyuntura adversa por los bajos ingresos por las exportaciones de gas natural, la apuesta de expansión de YPFB es una decisión arriesgada, llega tarde y es apresurada, cuando la petrolera estatal ya no cuenta con altos ingresos para encarar este desafío en otros países, manifestaron expertos en materia de hidrocarburos.

Entre 2013 y 2018, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), tomados del INE, las exportaciones cayeron de $us 6.683 millones a $us 3.141 millones; es decir, una baja del 53 %.

En este contexto, el exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, sostuvo que la incursión de YPFB en nuevos horizontes será complicada y limitada, porque ante los bajos ingresos por la venta de gas no tendrá el poder económico para comprar activos en el exterior. Tal criterio fue consultado insistentemente a los ejecutivos de YPFB, pero pese a la promesa de una respuesta por escrito, la estatal petrolera no emitió una opinión al respecto.

“Antes exportábamos más de $us 6.000 millones de gas, e importábamos $us 400 o $us 500 millones de combustibles líquidos. Pero este año vamos a exportar entre $us 2.400 o $us 2.500 millones de gas e importaremos cerca de $us 1.800 millones de combustibles líquidos”, aseguró la exautoridad.

OBLIGACIONES PENDIENTES

Ríos hizo notar que la estatal tiene obligaciones pendientes con el Estado, en especial con el Banco Central de Bolivia (BCB), que realizó un préstamo para la construcción de proyectos de industrialización como la planta de urea, que costó $us 958 millones. Según datos de la propia estatal en el proceso de industrialización se invirtieron $us 2.084 millones.

“Incluso Yacimientos debe subsidiar redes de gas, desde un punto de vista de inversión, de ir a comprar una termoeléctrica o una distribuidora de gas, lo veo complejo (invertir en el exterior) por el flujo de dinero que tiene YPFB, que no es sujeto de crédito internacional, y no cotiza en bolsa”, explicó Ríos.

Para el especialista Hugo del Granado la medida que adopta la estatal es “una estrategia para sobrevivir” en un momento coyuntural dificultoso por la baja demanda de los principales mercados Argentina y Brasil.

Sobre el tema se envió un cuestionario a YPFB, el equipo de comunicación se comprometió a responder, pero hasta el cierre de esta edición no se pudo conseguir la versión oficial de la petrolera.

Sin embargo, en julio de este año, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, dijo que “con la internacionalización de YPFB, el margen de utilidades para Bolivia será mayor” y resaltó que con esta nueva visión YPFB sería accionista en comercialización, distribución, transporte, refinación y logística en países vecinos con una participación activa para tener mayores ingresos.

Aunque no dio detalles sobre la inversión en este proceso. Para Del Granado, las circunstancias están propicias para que la estatal ingrese a operar en Brasil, donde se están dando cambios en la regulación y Petrobras pierde protagonismo en ese mercado. “Vale la pena estar insertos, por la problemática que vive Brasil”, dijo, pero aclaró que el éxito o fracaso del proyecto dependerá de cómo se hagan las cosas.

OPCIONES

Para Ríos, lo mejor que puede hacer Yacimientos es transformarse en un ‘trader’ de gas y no necesita comprar activos. Es decir, enfocarse, solo en la distribución del energético en Brasil. “Abrir una oficina comercial, y que puedan transportar gas en lado brasileño, no es una inversión, es más bien una movida estratégica”, señaló el especialista.

El analista en hidrocarburos, Bernardo Prado, señaló que la decisión de internacionalizarse “se debió de tomar hace tiempo”.

“El problema es que las papas están calientes, y están tomando decisiones apresuradas, tuvieron años para hacer esto de una manera ordenada”, explicó.

Al igual que Ríos, puso en duda la capacidad económica de la estatal para dar el salto con subsidiarias en el exterior.

Para él, la mejor forma de que YPFB incursione en otro país como Brasil, es mediante la compra de acciones en las termoeléctricas de Mário Covas, situada en el Estado de Mato Grosso en la ciudad de Cuiabá, y la de Uruguayana.

Otra maniobra que, según Prado, debió haber hecho YPFB, fue adquirir Refinor en Argentina, una planta separadora de líquidos, similar a la que tiene la estatal en la zona fronteriza de Yacuiba.

EL PEOR MOMENTO

Para el secretario de Hidrocarburos de la Gobernación de Tarija, Freddy Castrillo, la travesía de la petrolera en suelo extranjero llega en el peor momento del sector, “cuando se pierden mercados”. Esto ocasionó que las regiones productoras pierdan hasta el 80 % de sus ingresos por los bajos precios del petróleo, producto usado como referencia para determinar el precio del gas natural.

En esa línea, el especialista Francesco Zaratti dijo que se ha perdido mucho tiempo útil para estrechar vínculos con empresas de países vecinos “con miras a emprendimientos conjuntos porque no se entendió el cambio de época que ha llegado”.

Recalcó que ahora al ingresar al mercado internacional YPFB “debe tomarse un baño de humildad y estar consciente de que no tiene los músculos económicos ni la fortaleza institucional”. (Agencias)

El Diario.