Bolivia recibió entre enero y junio de este año 660 millones de dólares por concepto de remesas familiares enviadas por los residentes bolivianos en el extranjero, informó el jueves el Ministerio de Economía.

Según esa fuente, la mejor situación económica del país hace que bolivianos residentes en otras naciones, cuyas economías se encuentran en un estado delicado, como Argentina, Brasil y España, retornen al país y generen una disminución de 4,7% en las remesas recibidas al primer semestre del año.

«El flujo de remesas depende en gran medida del contexto internacional, puesto que son enviadas en su mayoría por trabajadores residentes en otras naciones. En este sentido, las disminuciones en los envíos desde Argentina, Brasil y España se explicaron por la complicada situación económica en estos países», señala un boletín de prensa del Ministerio de Economía.

La crisis económica de Argentina provocó una disminución en los flujos provenientes de ese país desde abril de 2018, donde se observa altas tasas de inflación, desempleo y contracción en su Producto Interno Bruto (PIB).

Por otra parte, el Ministerio de Economía aclaró que la restricción a la compra de dólares establecida el primero de septiembre de este año en Argentina, no afecta el envío de remesas, debido a que se componen de montos inferiores.

Entretanto, Brasil muestra menores tasas en la actividad económica respecto a 2018 y España presenta continuas disminuciones en su tasa de expansión económica desde 2015, además sigue siendo uno de los países con la mayor tasa de desempleo en la Unión Europea.

Contrariamente, en Bolivia se tiene estabilidad y crecimiento económico, redistribución de los ingresos, bajas tasas de desempleo e inflación, lo que generó el retorno de los conciudadanos y, por ende, una disminución en las remesas recibidas, remarcó el Ministerio de Economía.
Red central-mcr/rm              ABI

ABI. Derechos Reservados. 1998 – 2019.