La Empresa Minera Paitití (Emipa) dejará de operar este próximo 17 de diciembre para volver a trabajar en octubre de 2020; es decir, tendrá una paralización de sus actividades por 10 meses. Debido a que, para seguir extrayendo el mineral, su actual tecnología es obsoleta, lo que la obliga a realizar una reconversión tecnológica.

De acuerdo con Herland Soliz, secretario de Energía, Minas e Hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, esta empresa aporta un 65% de las regalías mineras que recibe el departamento, por lo que su cierre temporal será un golpe duro a la economía de la región. También denunció que la persecución impositiva por la que atravesó la compañía durante el anterior Gobierno, derivó en la difícil situación actual.

“El acoso del Ministerio de Trabajo y las presiones tributarias también son responsables de este cierre. Una de las pocas empresas legalmente establecidas, en vez de crecer y avanzar debe parar. Eso no es bueno. Este es un llamado de atención para el próximo Gobierno”, dijo Soliz.

A la fecha Emipa desembolsó Bs 21,7 millones, de los cuales Bs 18,5 millones se destinaron al Gobierno departamental y Bs 3,2 millones al municipio productor; es decir, San José. Asimismo, los minerales que extrae la empresa son: oro, cobre, plata y wólfram.

También comentó que se reunirán con el ministro de Minería, Carlos Huallpa, para agilizar los pagos de las regalías departamentales directamente a las provincias beneficiadas.

“Tenemos un software en el cual podemos tener cada uno de los registros de comercialización minera del departamento, para que se paguen las regalías en las provincias y no tengan que venir a Santa Cruz de la Sierra”, dijo.

Reajustes en proyectos

Por su parte, Germaín Caballero, alcalde de San José, manifestó su preocupación por el cese de actividades por casi un año de Emipa, toda vez que el destino de esos recursos ya estaba programado para el presupuesto 2020, lo que obligará a realizar reajustes a los proyectos municipales.

También comentó que esta situación impactará a la generación de fuentes laborales en la zona, siendo 250 empleos directos y 400 indirectos los que genera la empresa. “Es sin duda un problema muy serio para nosotros y justo en un momento de crisis para el municipio, porque estamos con un ajuste presupuestario producto de los incendios y el paro indefinido, que dejaron una merma de aproximadamente $us 200.000”, dijo Caballero.

Este proyecto minero deja entre Bs 4 y 5 millones al municipio de San José cada año, producto de las regalías, operando en la zona hace aproximadamente nueve años.

EL DEBER