La explosión en el Gasoducto Carrasco-Cochabamba (GCC), que provee de gas natural al occidente, causó una pérdida económica de unos $us 72 millones a 150 empresas del sector industrial en los departamentos de Cochabamba, La Paz y Oruro.

“Este tema que ha afectado a 150 industrias, nos ha ocasionado una pérdida por este concepto de aproximadamente $us 72 millones, ése es el cálculo de las pérdidas que hemos hecho de las 150 empresas”, dijo a La Razón el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic.

El 12 de noviembre se registró una explosión entre Villa Tunari y Cristal Mayu (Cochabamba) que afectó 200 metros de la infraestructura del GCC, por lo que se interrumpió el suministro de gas natural. Este incidente afectó principalmente al sector industrial del occidente del país.

Blazicevic explicó que los rubros más afectados por ese atentado son las empresas agrícolas, avícolas, transporte, turismo, construcción, minería y comercio.

“Las cementeras son unas grandes consumidoras de gas juntamente con la industria de bebidas y juntamente con la industria de productos masivos, estoy hablando aquí de Unilever, Astrix, en Cochabamba, que somos grandes consumidores igual que la industria de lácteos como PIL, por ejemplo, que también ha estado afectada”, añadió el titular de la CNI.

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, dijo ayer que en una reunión con los representantes de los industriales del país se anunció de la reparación total del GCC y la rehabilitación en el suministro de gas natural al occidente del país a partir de este martes.

“Esta mañana temprano (por ayer), el ministro de Hidrocarburos nos ha confirmado la reposición de gas para las 150 empresas que teníamos afectadas y la reparación del Gasoducto Carrasco-Cochabamba lo cual es una buena noticia”, dijo Blazicevic.

El ministro del sector explicó en conferencia de prensa que este martes “ya se podría realizar la primera inyección de gas al ducto” y que en el transcurso del día se tenga ya el 100% del suministro del energético.

Zamora también dijo que técnicos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) realizaron los trabajos para la rehabilitación del gasoducto.

El 18 de noviembre, el Gobierno de transición calculó unos $us 500.000 el costo de la reparación del ducto. El daño presumiblemente fue causado por grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) tras la renuncia de Evo Morales a la primera magistratura.

En condiciones normales el GCC transporta hasta 100 millones de pies cúbicos día (MMpcd) de gas. En tanto, el Gasoducto Al Altiplano (GAA) transporta 75 MMpcd. Ambos ductos atienden la demanda del occidente del país.

Abastecimiento. Al ser afectado el GCC, solo el GAA transportaba los volúmenes del energético hacia el occidente.

El 14 del mes pasado, el presidente de la CNI lamentaba la afectación al ducto que inicialmente paralizó a unas 140 industrias entre grandes y medianas de Oruro, La Paz y Cochabamba.

Entonces se explicó que el sector industrial manufacturero consume el 51% del gas natural en Bolivia, insumo principal para la fabricación de productos en el sector alimentos, bebidas, metalmecánica, farmacéutica, muebles, entre otros. Ese 51% del energético que demanda el sector industrial representa entre 6 y 7 millones de metros cúbicos día (MMm3d).