reporteenergia.com.- Después que el consorcio formado por la empresa española Enagás y la brasileña Odebrecht se adjudicara la concesión del Gasoducto Sur Peruano (GSP), el ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, destacó que ello marca el inicio de un nuevo polo de desarrollo para el sur del Perú que beneficiará a todo este país.

El GSP que tendrá una capacidad de 500 millones de pies cúbicos día (MMpcd), favorecerá a las regiones de Cusco, Apurímac, Puno, Arequipa, Moquegua y Tacna que contarán con gas natural para uso domiciliario, vehicular, comercial, de generación eléctrica y en la industria.

Con este proyecto se busca generar importantes ahorros en los usuarios, competitividad industrial y desarrollo económico.

“Debemos felicitarnos de que hemos concluido este proceso en los plazos que nos hemos fijado y ahora daremos paso a la realización de uno de los proyectos más importantes del país, que va a permitir sostener con energía limpia y de bajo costo el proceso de desarrollo de nuestros país, sobre todo en la región sur”, expresó Mayorga.

El titular del sector hidrocarburos, energía y minas explicó que este megaproyecto consiste en el diseño, construcción y operación de dos ductos, uno de gas natural desde Camisea hasta Ilo, y otro de líquidos de gas natural inicialmente desde Camisea hasta el punto de derivación hacia el sur, con la opción de llegar a un puerto en la costa.

El diámetro del ducto es de 30 pulgadas para gas y 18 pulgadas para líquidos.

El consorcio que se adjudicó el proyecto, denominado Gasoducto Sur Peruano, pondrá el ducto en operación por un costo de $us 7.328 millones, muy por debajo del precio máximo establecido en las bases de la licitación, que fue de $us 7.800 millones.

Se incrementarán las inversiones en sector energético

Mayorga dijo que el GSP generará miles empleos y traerá consigo nuevas inversiones como la construcción de centrales eléctricas, la ampliación de la Planta de Separación de Malvinas, emprendimientos de distribución de gas natural en distintas ciudades, un poliducto y permitirá avizorar el desarrollo de la petroquímica en el sur.

“De todas estas inversiones al menos la mitad se ejecutarán en simultáneo con la construcción del GSP y la diferencia en los años posteriores a la puesta en operación comercial”, señaló.

Gracias a la disponibilidad de gas natural en estas regiones, Mayorga indicó que en el mediano plazo se beneficiará directamente a más de 600 mil viviendas en todo el sur del país, las cuales serán ejecutadas mediante las respectivas empresas de distribución de gas natural.

También apuntó que las plantas de generación eléctrica del Nodo Energético, adjudicadas a finales del año pasado, significarán una inversión conjunta de $us 700 millones.

El cambio de matriz energética que impulsará el GSP, debido al uso de gas natural en lugar de los combustibles líquidos que actualmente se usan, impactará favorablemente en el ambiente, debido a que el gas genera menos emisiones contaminantes y, por ende, favorecerá la salud de las personas.

Además que, al tratarse de un combustible limpio y de bajo costo, las poblaciones altoandinas afectadas por el friaje (heladas), en el futuro podrán utilizar sistemas de calefacción para disminuir significativamente las afecciones respiratorias en niños y personas de la tercera edad.

‘Gasocentro’ en Cusco

Mayorga resaltó los avances realizados no solo en el proyecto de Gasoducto Sur Peruano (GSP), sino en la masificación del gas natural en Cusco, donde el gobierno regional cedió recientemente un terreno para construir el primer ‘gasocentro’ que abastecerá a la Ciudad Imperial.

Paralelamente al GSP se construirán las redes de distribución, a través de las cuales llegará el gas natural a los hogares en la ciudad del Cusco, además de abastecer a vehículos con gas natural vehicular (GNV). El desarrollo de estas redes será por etapas conforme a un nuevo concurso que conducirá Proinversion.

El titular del MEM precisó que para ello, la empresa ya concesionada (con contratos ya suscritos con el Estado el año 2013) se compromete a construir la primera estación de servicios de gas natural y, en ese sentido, hizo una exhortación a todos los cusqueños para prepararse para la llegada del gas en diversas etapas y modalidades, según una estrategia integral que implementa el Gobierno Nacional. ▲

 

Presidente Humala quiere que Bolivia se conecte al ducto

El presidente peruano, Ollanta Humala, dijo que la construcción del Gasoducto Sur Peruano abrirá la posibilidad de que Bolivia conecte su red de gas y le de mayor dimensión al proyecto.

El gasoducto, que fue concesionado este mes para su construcción y operación a un consorcio integrado por la brasileña Odebrecht y la española Enagás, podría estar listo en 56 meses.

“Este es un proyecto que trasciende a un gobierno”, dijo Humala en una entrevista con Reuters.

“Da la posibilidad de que también nuestros hermanos bolivianos puedan integrarse a este ducto de gas y darle mayor dimensión al proyecto”, añadió.

Sin embargo, el presidente dijo que todavía debe conversarlo con el gobierno boliviano de Evo Morales.

Entre los planes que baraja Perú también está la intención de convertirse en un exportador de energía eléctrica a sus vecinos de Sudamérica, incluso con Chile, con quien recientemente superó un diferendo limítrofe marítimo.

“Perú por sus características geográficas, por su ubicación estratégica en la región, está destinado a ser exportador de energía, porque tenemos fortaleza en lo que es la construcción de centrales hidroeléctricas y porque tenemos gas en la zona sur y norte del país”, dijo el mandatario.