lostiempos.com.- El viceministro interino de Medio Ambiente, Francisco Salvatierra, informó ayer que una comisión compuesta por autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, de las gobernaciones de Potosí y Chuquisaca, del Ministerio de Minería y de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) realizará un monitoreo integral al río Pilcomayo para establecer el grado de contaminación de sus aguas.

 

“(…) Vamos a tener una coordinación con la Gobernación de Chuquisaca, Minería, Comibol y nosotros, mañana a las 08:30 en la Gobernación Chuquisaca para hacer un monitoreo más integral (…), se van a desplazar al lugar (…)”, afirmó a ABI y añadió que ya se realizó una inspección para verificar la contaminación, pero de manera general.

 

 

“Eso se va corroborar, se va a hacer análisis, muestreos, una inspección integral, más concretamente, (…) son más complicados los análisis”, añadió.

 

 

Por su parte, el ministro de Medio Ambiente y Agua, José Zamora, aseguró que la comisión realizará un trabajo técnico de tres a cuatro días con dos propósitos.

 

 

“Primero, nosotros hemos instruido hacer el análisis de agua de las comunidades y se ha verificado que en estas comunidades no están tomando de esa vertiente; segundo el hecho de mitigación deben ser inmediato, no esperar que pasen los días”, explicó, citado por ABI.

 

 

Zamora dijo que se instruyó a la Autoridad de Fiscalización y Control de Agua Potable y Saneamiento Básico realizar un estudio para verificar si las personas se abastecían de agua de ese río.

 

 

“Lo primero que hemos instruido, además, que entre la Autoridad de Agua para ver este tema, si las comunidades se abastecían de agua desde ese río, lo primero que hemos hecho es instruir que empiecen las labores de mitigación”, respaldó.

 

 

Por su parte, el gobernador de Potosí, Félix Gonzales, afirmó ayer a Erbol que el derrame de residuos mineros de la empresa Apóstol Santiago avanzó sólo cinco kilómetros y no más de 20 como había asegurado la anterior semana. “Ha sido en realidad  un sifonamiento (…) es pequeño nomás y aproximadamente se habrían vertido unas dos toneladas de las cuales la masa de este dique hubiese avanzado unos cinco kilómetros”, dijo.

 

 

La ruptura del dique de colas de la empresa minera Santiago Apóstol, de Potosí, ubicada en la comunidad de Canutillos de Tacobamba, habría contaminado las aguas del río Pilcomayo.