reporteenergia.com.- Seis apicultores de comunidades guaraníes vecinas al campo Margarita recibieron  capacitación el mes pasado en pos de reforzar sus conocimientos en la producción de miel con el fin de incrementarla, junto a sus derivados, para ingresar a nuevos mercados.

La gira que duró tres días, fue realizada en Santa Cruz de la Sierra, y es parte del apoyo que brinda Repsol Bolivia al programa “Endulzar la Vida”, que se ejecuta hace 11 años.

El apoyo a las comunidades con programas y proyectos sostenibles es uno de los objetivos de la empresa, por ello, la importancia de esta visita a diversos establecimientos relacionados con la cadena productiva de la miel, señala un boletín de prensa de esta compañía.

A principios de este año, la miel –que se comercializa bajo la marca Itika- obtuvo el registro sanitario del Servicio Nacional de Sanidad y Ganadería (Senasag) que certifica su calidad e inocuidad, y permite su venta en establecimientos comerciales. Esto marcó un nuevo desafío para los comunarios, que es aumentar su producción.

Tras tres días de capacitación y recorrido por puntos de venta, los apicultores quedaron entusiasmados al percatarse de que pueden obtener un mejor precio por su miel, pero también expresaron que deben incorporar nuevas técnicas a su trabajo.

Expresaron que ahora tienen otra visión respecto a la producción de miel y a la importancia del manejo técnico, envasado, calidad y precio.

“El primer día estuvimos en Apícola del Bosque, empresa dedicada a la comercialización de miel para subsidio de lactancia y que se rige por las normas que establece el Ministerio de Salud. Queríamos que los productores de Margarita conozcan en la práctica cómo se debe trabajar para cumplir normas que establecen el Senasag y otras instituciones de este rubro. También visitamos un taller donde se fabrican los equipos de extracción de miel”, explicó Luis Herrera, técnico apicultor que capacita  productores.

Los seis apicultores llegaron de las comunidades de Yuati, Itaparara, Kumandaroti y Zapaterambia, ubicadas en el Municipio de Entre Ríos, en el departamento de Tarija. Ahora ellos podrán transmitir el conocimiento adquirido a unos 60 productores que consolidaron la producción de miel y la convertieron en una fuente de ingresos para sus familias.

“El segundo día estuvimos en una carpintería donde se fabrican cajas apícolas y ellos construyeron varias. El último día visitamos un apicentro y algunos supermercados donde se comercializan miel y sus derivados. El objetivo era que allí conocieran diferentes tipos de envase, cómo ofertan los productos y los precios”, explicó Herrera.

Con esto la empresa busca que ellos puedan incrementar su producción, lo cual les permitirá ingresar a nuevos mercados ya que la miel “Itika” se vende en las comunidades guaraníes. ▲