reporteenergia.com.- El crecimiento de la inversión en la industria de gas natural licuado (GNL) canadiense, estará en función de la competitividad de los proyectos a escala mundial, tomando en cuenta que existen muchos países consolidados y emergentes que competirán por suministrar la creciente demanda de este recurso.

Según un análisis de la consultora Ernst & Young (EY), existen cinco desafíos que Canadá debe afrontar para desarrollar una industria competitiva de GNL, los cuales están relacionados con la competencia global, el relacionamiento con las comunidades originarias, la asignación de capital de las principales compañías, política fiscal y el desarrollo de recursos humanos.

Las extensas reservas comprobadas, el ambiente político estable y de buena reputación y las ventajas en los costos de transporte, según EY, no serán suficientes para atraer la atención de los inversores y contratos de suministro seguro de largo plazo en el actual mercado competitivo del GNL.

“Los capitales fluirán siempre al proyecto económicamente más viable”, destaca la consultora.

En este sentido, EY observa que potencias globales en este rubro como Australia y Catar siguen siendo amenazas dominantes para el potencial de Canadá, aunque muchos de ellos enfrentan desafíos políticos y geográficos.

El análisis también menciona a Rusia y a los países de África Oriental como productores emergentes que en un futuro pueden convertirse en serias competencias para el GNL canadiense.

“Productores de mercados emergentes tales como África Oriental y Rusia actualmente operan por debajo del radar, pero podrían convertirse en futuras amenazas competitivas si sus proyectos logran despegar”, destaca el texto.

Otro país que será una importante competencia para Canadá es su vecino Estados Unidos que con los descubrimientos de cuantiosas reservas de gas no convencional, prevé para el 2016 iniciar con exportaciones.

EY indica que siete proyectos ya han recibido aprobación en los Estados Unidos y el proyecto de la compañía Cheniere Energy Inc. está programado para producir su primer cargamento a finales del 2015.

Frente a esta competencia, la consultora destaca la posición de muchos analistas quienes ven una ventaja de Canadá frente a otros países, debido a su ubicación estratégica para abastecer al mercado asiático, reduciendo los costos y tiempo de transporte.

“La costa oeste ofrece una ruta directa a los mercados asiáticos que es más corta que la que tienen Estados Unidos y Australia. Para acceder a Asia, las cargas de Estados Unidos tendrán que viajar a través del Canal de Panamá”, detalla el estudio.

La industria de GNL canadiense no sólo enfrenta la competencia de nuevos productores, sino de otros recursos energéticos. EY ve que la generación de energía en base a carbón en Alemania está en aumento, mientras que en Japón el primer ministro, Shinzo Abe, sugirió el reinicio de una porción significativa de sus reactores nucleares, luego del accidente ocurrido en la Central de Fukushima en el 2011.

Por ello, considera que el mayor crecimiento de la demanda por GNL vendrá de China que tiene la intención de reducir su dependencia del carbón, por un recurso menos contaminante al medio ambiente como es el gas.

“La demanda de gas natural en China podría alcanzar hasta los 43 mil millones de pies cúbicos día en el 2030”, prevé el análisis.

Decisiones de las grandes compañías

Otro factor importante para el despegue del GNL canadiense está relacionado con las decisiones que toman las grandes compañías relacionadas al lugar donde piensan invertir y los retornos que esperan de los proyectos.

En este sentido, la optimización de la cartera de proyectos ha sido el enfoque principal de las principales compañías que pretenden mejorar los márgenes de ganancias y generar suficiente retorno, en un periodo de precios de materias primas casi invariables, pero con costos crecientes.

“Este enfoque basado en los costos y la disponibilidad de capital continuará dominando en las decisiones empresariales”, apunta EY.

En este sentido, los proyectos de GNL canadiense tendrán que competir globalmente por el capital contra otros países que incluso están en mejores condiciones.

Se debe tomar en cuenta que Canadá requiere de inversiones en gasoductos, infraestructura, instalaciones de licuefacción y el desarrollo de las reservas de gas natural, en comparación con países como Estados Unidos, que ya cuentan con una infraestructura mucho más desarrollada para la exportación de GNL.

EY también afirma que otro aspecto a tomar en cuenta es el “juego de ajedrez”, en torno a la fijación del sistema de precios por los cargamentos de GNL.

Mientras los compradores de GNL esperan que los contratos al menos se modifiquen del tradicional sistema vinculado al petróleo (oil-indexed), las compañías productoras sostienen que sus proyectos no son económicamente viables si no ganan por encima de los modelos de precios del Henry Hub.

“Los compradores están procediendo con cautela, señalando a la gran cantidad anunciada de nuevos proyectos de construcción de GNL en todo el mundo, afirmando que habrá abastecimiento asegurado de este recurso”, puntualiza EY.

Mejorar  las políticas  fiscales

La Política fiscal desempeña un papel crucial en la determinación de la competitividad de Canadá. EY indica que el Gobierno de este país debe equilibrar las presiones para lograr una justa retribución al Estado, con la necesidad de fomentar la inversión en el sector.

Para ello, señala que se requerirá la colaboración entre el Gobierno y todas las partes interesadas para identificar el marco más eficaz y garantizar que los proyectos que se ubicarán en la provincia canadiense British Columbia, sean competitivos en el contexto global.

De momento en esta provincia se cuenta con un marco establecido  y regímenes impositivos que se aplican a la producción y venta de gas natural, combustibles, emisión de dióxido de carbono (CO2) y un sistema de impuestos a la propiedad extensa.

El presupuesto 2014-2015 de British Columbia anuncia un proyecto marco para un futuro régimen de impuesto sobre los ingresos generados por la licuefacción de gas natural en esta provincia.

“El impuesto está diseñado para proporcionar ingresos al gobierno de British Columbia, desde el primer día de operación, para luego incrementarse una vez se recuperen los costos iniciales de capital”, indica el análisis de EY.

Relación con las comunidades nativas

Tomando en cuenta que en Canadá existen diferentes comunidades nativas, EY destaca el trabajo cooperativo y de relacionamiento que realizan actualmente las compañías de GNL que operan en este país, aportando experiencias positivas que han sido desarrolladas en otros proyectos.

En muchos casos las compañías tienen operaciones de larga data en Canadá y relaciones de mutuo beneficio con las comunidades nativas afectadas en el lugar.

Sin embargo, EY considera que el factor de las comunidades nativas puede ser el más complejo que deba afrontar la industria del GNL canadiense,  ya que los desafíos técnicos y de costos pueden impactar la economía del proyecto. ▲

Proyectos se desarrollarán en sitios greenfield

▶ El reto de llevar adelante un proyecto exitoso de GNL implica garantizar la construcción del mismo en el tiempo previsto y con un costo competitivo.

Para Canadá resulta un gran desafío reducir costos y optimizar procesos, tomando en cuenta que los proyectos se desarrollan en sitios greenfield (con poca infraestructura existente).

“Similar a la aparición de la industria de las arenas bituminosas hace 30 años, en una región relativamente remota del norte de Alberta, la industria de GNL se desarrollará en sitios greenfield, sin algunas de las infraestructuras con las que cuenta este sector en los Estados Unidos”, señala EY.

Además, los costos asociados a la industria del GNL crecen aún más cuando los desafíos laborales entran en la ecuación. Altos niveles de actividad de la construcción y el desarrollo causan una escasez de mano de obra calificada en todo este país, como mecánicos, ingenieros eléctricos y de procesos, encargado de construcción, soldadores, entre otros.

Asimismo se incrementa la necesidad por encontrar trabajadores con habilidades específicas para el rubro del GNL como soldadores de aluminio, donde la experiencia es limitada en Canadá.

“Creciente demanda por conocimientos especializados, al final del día, subirán los costos en los proyectos, producto de los salarios altos, capacitaciones y gratificaciones”, advierte el análisis de la consultora.

Para ayudar a resolver el desafío laboral, el gobierno de British Columbia anunció un grupo de trabajo que incluyó a 18 representantes de funcionarios del gobierno, federación de trabajadores, la nación Haisla y los principales actores de la industria del GNL.

El grupo trabaja en recomendaciones para hacer frente a la falta del conocimiento, entrenamiento y otros desafíos en el crecimiento de esta industria.

DATOS

British Columbia. Es la provincia más occidental de Canadá, en la costa del océano Pacífico. Es la segunda región mayor productora de gas en este país.

Estados unidos. Se trata de uno de los principales competidores en la industria del GNL para Canadá, ya que cuenta con sitios brownfield y una creciente producción.