reporteenergia.com.- «Es preferible mil veces ser considerado un maricón, don nadie, pel*tudo, o lo que sea que te digan, pero jamás probar (la droga), ni siquiera una vez, por insinuación de las malas influencias. No hay que cometer el estúpido error de hacer algo que puede marcar tu vida para siempre. Con las drogas no se juega”, fueron las palabras que hace poco más de cuatro años quedaron plasmadas en la misiva que dejó Sergio Andrés Carrillo Gasperín, antes de suicidarse.

El estupefaciente que consumía había operado como un «disparador» de la esquizofrenia, enfermedad que lo acosaba constantemente hasta el punto que en su carta mencionó que lo que estaba viviendo «parecía una pesadilla sin final”; sin embargo, pese a que no pudo salir victorioso de esta batalla, también señalaba que “para los que están adentro y no pueden salir, deben pedir ayuda”.

Justamente inspirados en estas palabras de su hijo, que buscaba alertar a otros jóvenes de evitar el consumo de drogas, Carlos Carrillo Salinas, conocido por liderar la compañía de servicios petroleros Bolpegas, decidió junto a su esposa convertir el dolor por la pérdida de su hijo Sergio Andrés, en una inquebrantable decisión de impulsar un proyecto de prevención de este y otros tipos de riesgos psicosociales, que aquejan a la niñez, adolescencia y juventud de Santa Cruz la Sierra.

De este modo y luego de un tiempo de búsqueda de concretar el deseo póstumo de su hijo, se inició en el 2012 las primeras acciones enfocadas a la prevención del consumo de las drogas y riesgos psicosociales, con el aporte económico de la familia Carrillo – Gasperín, y la ejecución a cargo de la Fundación Boliviana para el Desarrollo Social (Fundesoc), dependiente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE).

Posteriormente el programa se amplió y en este 2014 comprende la prevención de riesgos psicosociales (violencia, uso indebido de drogas, abuso, depresión, y otros) en población infanto juvenil de Santa Cruz de la Sierra, específicamente de barrios peri-urbanos, en base al entrenamiento de la inteligencia emocional como estrategia de prevención para la toma de decisiones, búsqueda oportuna de ayuda, establecimiento de límites y comunicación asertiva para el autocuidado.

Asimismo, se busca la realizacion de actividades masivas, así como de acompañamiento a la construccion de proyectos de vida, con el fin de incidir directamente en niños, adolescentes y jóvenes y en su entornos inmediato: padres/madres de familia, educadores, autoridades, con la finalidad de asegurar una actuación global de detección temprana de riesgos para prevenirlos y para respuesta inmediata ante crisis que precisen una intervención.

En esta gestión se ha buscado replicar e innovar el proceso apoyado por Gas Trans Boliviano (GTB) el 2013 en  los colegios con las que se trabajó el 2013 en la Villa 1ro de Mayo y ampliar a la zona Sur, aunque se ha añadido un par de componentes al programa que incluye la orientación vocacional para definir la futura carrera a estudiar de los jóvenes, y oficios que les permitan trabajar para sostener sus estudios.

De igual forma se capacita en emprendedurismo para que los jóvenes puedan establecer pequeños negocios que les permitan no solo afrontar con éxito riesgos psicosociales, sino también construir proyectos de vida sostenibles.

De acuerdo a los datos proporcionados por Yadilca Coa, coordinadora de Desarrollo Humano de Fundesoc y del programa Sergio Andrés, los beneficiarios directos en este año alcanzan las 787 personas, entre niños, adolescentes, jóvenes, madres, padres, autoridades educativas y municipales, y están distribuidos en los distritos municipales 4,7,10,11 y 12 de Santa Cruz de la Sierra.

En este año el principal financiamiento estuvo a cargo del Banco Los Andes Pro Credit, con un aporte también de la empresa Bolpegas.

Anteriormente participaron también compañías como Emserso, Los Tajibos, GTB, Hy Tech y otras con apoyos puntuales como la Fundación Estás Vivo de la empresa Viva, la CBHE y la Gobernación del Departamento de Santa Cruz.

Impacto del programa

Respecto a los impactos del programa, la presidente del  Directorio de Fundesoc, Brigitte Linzell de Herrera, sostuvo que los maestros de los colegios con los que tuvieron sesiones de capacitación les indicaron que la atención en clases y las notas de los alumnos que participaron en los cursos cambió favorablemente.

Asimismo, en el caso de los jóvenes y señoritas provenientes de casas hogares se notó una transformación importante en su comportamiento, puesto que dejaron de agredirse física y verbalmente en las sesiones de prevención y desarrollaron una relación interpersonal saludable. ▲

Datos

  1. En la gestión 2014 el principal financiador es el Banco Los Andes Pro Credit, con una participación de Bolpegas.

Área de influencia.  Está centrado en los distritos municipales 4, 7, 10, 11 y 12 de Santa Cruz de la Sierra.

PUNT0 DE VISTA

Carlos Carrillo, gerente general de Bolpegas SRL

‘Esperamos que se evite el dolor a las familias’

Si a través de este proyecto podemos evitar que algunos muchachos incurran en el consumo de drogas quedaremos satisfechos porque se evitará  el dolor a muchas familias, tal como nos sucedió.

La historia de Sergio Andrés es un buen ejemplo de un joven que en  la mejor etapa de su vida tuvo que sufrir los efectos de la droga y llegar al suicidio.

Es por esta razón que queremos que se llegue a la mayor cantidad de personas que están en riesgo de consumo de droga. Estamos buscando financiamiento permanentemente porque ningún proyecto puede subsistir sin fondos.

BENEFICIARIOS RELATAN IMPACTOS DEL PROGRAMA

Samuel Rueda, Colegio Evangélico Edén

‘El proyecto me abrió los ojos para ser un emprendedor’

Nos enseñaron a desarrollar nuestro potencial y activarlo para que no seamos uno más del montón, sino personas que puedan emprender proyectos. A raíz de ello he creado una mini empresa, que es un aporte a la sociedad orientada al canto lírico y popular, además de un coro infantil. El proyecto me abrió los ojos para poder hacer las cosas bien.

Dennis Flores, CEA Cristina Rojas de Higazzy

‘Me he propuesto como meta iniciar un negocio de pastelería’

He pasado por dos fases. La primera me sirvió bastante para escoger mis amistades y tener más diálogo con mi pareja. En la segunda he aprendido que en la vida hay que tener un objetivo y luchar por ello.

También nos capacitaron para ser emprendedores. En  mi caso me he propuesto como meta iniciar un negocio de pastelería.

Bryan César Arana, Colegio Julio Prado Montaño

‘Antes yo reaccionaba y gritaba, ahora pienso antes de actuar’

Con la orientación recibida ahora busco siempre el aspecto positivo de las cosas para resolver los problemas. Antes yo reaccionaba y gritaba, ahora pienso y analizo antes de actuar. He visto los problemas de  la sociedad y sé que no es bueno meterse allí, como en el caso de las drogas, porque no se tiene el suficiente poder para regresar.

Angélica Sánchez, Casa Main

‘He aprendido a valorarme y a proyectar mi futuro’

Las charlas y actividades me han ayudado a conocer acerca de la autoestima, a valorarme a mí misma, a proyectar mi futuro, pero también a  mirar a lo que está a mí alrededor para colaborar a otras personas. Además he analizado la carrera en la que me voy a enfocar. Agradezco la oportunidad de haber pasado estas clases.

Lizbeth Vargas, Hogar Francisca Casi

‘Nos preparamos para el futuro para llegar donde debemos estar’

He aprendido valores como la responsabilidad porque nos preparamos para el futuro y tratamos de no fracasar, con la meta de llegar a una etapa donde deberíamos estar. Por eso me parece muy bueno que nos estén ayudando a seguir adelante.  Provengo de una familia con problemas, pero no me quiero quedar estancada, sino salir adelante.

María Elena Arízaga, directora del Colegio Julio Prado Montaño

‘Las orientaciones brindadas fueron muy fructíferas’

Los estudiantes manifestaron que se les presentaron diferentes actividades direccionadas a fortalecer su capacidad de elegir y rechazar aspectos muy comunes en esta sociedad como la formación de pandillas, consumo de drogas y otros, con el fin de tener otras alternativas de vida. He comprobado que las orientaciones fueron muy fructíferas.