reporteenergia.com.- La instalación y puesta en operación de diferentes proyectos de generación, principalmente termoeléctricas, así como las centrales hidroeléctricas y energías alternativas previstas para los siguientes años, propiciaron que el Gobierno Nacional empezara a pensar en la posibilidad de exportar los excedentes de energía a los países vecinos.

Y es que a diferencia de otros años, la reserva promedio de electricidad a octubre del 2014 alcanzó un registro importante de 23% que garantizó el funcionamiento óptimo del Sistema Interconectado Nacional (SIN), tomando en cuenta que en el 2013 la misma fue de 8.4%, según datos del Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC).

Por ello, el presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales, anunció la posibilidad de exportar a Argentina 100 MW de electricidad en el 2015 y 1.000 MW para el 2020, además de buscar otros mercados en Perú y Brasil.

“En 2025 mínimo estaremos exportando 3.000 MW, por eso estamos seguros de que Bolivia será el centro energético”, señaló Morales en conmemoración de los 189 años de fundación de Bolivia.

Sin embargo, de momento Argentina solo mostró un interés en integración energética para dar confiabilidad a los sistemas eléctricos de ambos países, pero no en la compra y venta de electricidad.

“La línea que se tenderá entre ambos países no es ni para que Bolivia compre energía de Argentina ni para que Argentina compre energía de Bolivia, sino para que los dos sistemas queden perfectamente integrados, como los tiene Argentina con Brasil, Paraguay y Uruguay», manifestó Julio de Vido, ministro de Planificación, luego de la reunión que sostuvo con el Presidente Morales, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra para tratar entre otros temas el intercambio energético.

Para Miguel Aramayo, director del Instituto de Investigación y Plataforma Tecnológica Iplat SRL, el Estado debe crear una normativa para la conexión y proyectos de integración eléctrica con países vecinos, tomando en cuenta “un contexto complejo, en el que resaltan en la región las políticas hacia la autosuficiencia”.

Destacó La extensión del SIN en 230 kV a Tarija y el Chaco y la puesta en marcha de la Termoeléctrica del Sur que abrió la oportunidad para la interconexión de redes con Argentina y la realización de intercambios sin requerir inicialmente de grandes inversiones en obras. ▲

227.6 MW ingresaron al SIN en el 2014

▶ El CNDC informó que un total de 227.6 MW ingresaron al SIN en la gestión pasada producto de la operación comercial de proyectos de generación. Entre ellos se destacan dos importantes termoeléctricas como son Bulo Bulo de 43.6 MW y del Sur con 174.2 MW.

Con estos aportes la oferta de potencia a octubre de 2014 alcanzó un valor de 1.598,2 MW, frente a una demanda máxima registrada por el Sistema de Medición Comercial de 1.298,2 MW que se dio el jueves 16 de octubre a horas 20:00.

En transmisión, se puso en operación 171.4 km de línea en 230 kV, correspondiente a las líneas de transmisión Tarija – Yaguacua de 138 km y la extensión en doble terna de la línea Carrasco – Guaracachi hacia la Subestación Warnes, formando los tramos Carrasco- Warnes y Warnes- Guaracachi.

Se debe consolidar marco normativo

Este año ha sido positivo para el sector eléctrico por la materialización de proyectos de generación y transmisión que marcan un nuevo rumbo.

También se ha encaminado la construcción de los proyectos hidroeléctricos no logrados en ENDE desde Santa Isabel en 1973. El Estado transformó el sector eléctrico y resta consolidarlo en su armazón normativo,  en temas como las energías renovables y la integración eléctrica con países vecinos, en un contexto complejo en el que resaltan en la región las políticas hacia la autosuficiencia.

No menos importante es el papel de las empresas como responsables de gestionar el cambio realizado. La historia muestra que no siempre decisiones de grandes transformaciones o de proyectos acertadamente tomadas han sido posteriormente bien gestionadas.

Termoeléctricas puestas en marcha

  1. Está ubicada en Yacuiba, Tarija. La planta cuenta con cuatro turbinas, que tienen una capacidad de generación de más de 40 MW cada una, logrando una potencia total de 174 MW a 23 °C. Se invirtió $us 122.7 millones.

BULO BULO. Se trata de una tercera turbina de 45 MW inaugurada en abril. Está ubicada en el municipio de Entre Ríos de Cochabamba y requirió una inversión de $us 44 millones.