reporteeenergia.com.- Un producto importante para el mercado de gas y petróleo son las vías de chispas de separación y de protección que están diseñadas para aislar las partes de una instalación eléctrica que deben ser independientes entre sí por razones de funcionamiento.

Al respecto Johnny Roque, encargado de área de Amper SRL, representante de DEHN en Bolivia, indicó que “la separación eléctrica no solo impide por ejemplo las corrientes de corrosión, sino que también establece una conexión capaz de conducir la corriente del rayo. Las vías de chispas se utilizan para establecer la conexión equipotencial según la norma IEC/ EN 62305 en zonas Ex. El modelo EXFS 100 está indicado para la utilización en entornos potencialmente explosivos¨.

La compañía DEHN con base en Alemania es especialista en fabricación de protección contra rayos, sobretensiones y protección catódica.

Entre  las aplicaciones de las vías de chispas se destacan el desacoplamiento en bridas aislantes (juntas monolíticas), instalaciones con protección anticorrosiva catódica y medida de protección contra corrientes de defecto, protección de tierras para equipamiento de medición en laboratorios, si no tienen dependencia de los conductores de protección.

Asimismo, se utilizará para resguardar distintas partes de instalaciones con una puesta de tierra independiente para evitar inducciones y descargas y otras aplicaciones como hacer puentes entre posiciones de proximidad o la conexión con tuberías o depósitos protegidos catódicamente contra la corrosión.

En caso de que, a consecuencia de una descarga atmosférica, se produzca un incremento de potencial en una de las secciones de una instalación, las vías de chispas de separación y protección garantizan la conectividad y con ella, la conexión equipotencial.

DEHN recomienda tomar en cuenta que la protección contra rayos y sobretensiones. Es una inversión importante porque tiene como objetivo el cuidado de personas, de su trabajo, instalaciones y  equipos.

Las sobretensiones representan un grave peligro y representan gastos muy importantes: coste por reparación y reposición de equipos, pérdidas por falta de continuidad de servicio, de datos y otras.

Las medidas de protección contra rayos y sobretensiones tienen un carácter preventivo, puesto que es necesario anticiparse al daño, además de aportar a la eficiencia, rentabilidad y seguridad de la instalación.