reporteenergia.com.- La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) y la Agencia Espacial Europea (ESA) han puesto a disposición de los usuarios online un mapa que permite identificar las zonas con potencial de energía geotérmica en todo el mundo, según un comunicado de Irena en su página web.

El mismo se obtuvo a partir de una serie de mapas de mediciones de la gravedad realizadas por el satélite GOCE de la ESA, que muestran determinadas características que ayudarán en la búsqueda de yacimientos geotérmicos, tanto en zonas de corteza fina como en subsuelos más profundos y actividad magmática reciente.

Con esto se pretende facilitar enormemente la tarea de identificación del potencial geotérmico, reduciendo los altos riesgos y costos, que caracterizan a esta industria particular de la energía.

«Estos mapas pueden ayudar a generar un importante desarrollo de negocio geotérmico donde antes no existía. Son un atajo para evitar exploraciones largas y costosas y libera el potencial de la energía geotérmica para contribuir al mix energético mundial «, señaló Henning Wuester, director de Conocimiento, Política y del Centro de Finanzas de IRENA.

Para Irena la labor de medición del potencial geotérmico fue siempre ardua, con elevados costos, riesgos y largos plazos que inquietan a inversores y gobiernos. Ese es uno de los grandes motivos por el cual en la matriz energética mundial actual, el aporte de las centrales geotérmicas no alcanza ni al 1%.

Por mucho tiempo en la exploración geotérmica se ha usado gravímetros para encontrar las adecuadas características subsuperficiales. Sin embargo, la herramienta provista por GOCE proporciona ahora la información a través del globo en una resolución nunca antes alcanzada a esta escala.

Los mapas describen dos anomalías específicas de la gravedad mundial, conocidas como Bouguer y Aire Libre.

El mapa de gravedad de Aire Libre proporciona información sobre las estructuras geológicas, mientras que el mapa de anomalía de gravedad de Bouguer combina los datos de GOCE con información de la topografía mundial para mostrar diferencias en el grosor de la corteza terrestre. Juntos ofrecen características únicas para buscar yacimientos geotérmicos.

Al respecto Volker Liebig, director de Programas de Observación de la Tierra de la ESA, indicó que Irena y ESA continuarán colaborando para mejorar los mapas que “suponen un primer paso hacia el desarrollo de una técnica exhaustiva de prospección geotérmica más fina y de mayor calidad”.

Cabe señalar que en la región sudamericana, no existe todavía un proyecto comercial de generación geotérmica, aunque se conoce que existe potencial en los países de la zona andina y también Chile y Argentina.

En Bolivia se ha firmado un memorándum de entendimiento con Costa Rica para  la cooperación técnica en desarrollo de energía geotérmica en Bolivia.