Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) inauguró ayer la Planta Separadora de Líquidos Gran Chaco “Carlos Villegas”, ubicada en el municipio de Yacuiba del departamento de Tarija, y que, según el Gobierno, garantizará un ingreso de 2.500 millones de dólares hasta 2025, pues el 80 por ciento de su producción estará destinado a la exportación.

Además, la producción de Gran Chaco atenderá el 100 por ciento de la demanda de Gas Licuado de Petróleo (GLP) de Paraguay a “precios económicos”. Por ello, el presidente de este país, Horacio Cartes, presente en la inauguración, y su colega boliviano, Evo Morales, aprovecharon el acto para presenciar la suscripción del convenio marco de exportación de GLP a la nación guaraní entre YPFB y la estatal paraguaya Petropar.

Bolivia también prevé exportar los productos de la planta a Perú, Uruguay y también a Argentina.

El presidente de YPFB, Guillermo Achá, estimó que esta planta, construida por la empresa española Técnicas Reunidas, con una inversión de 694 millones de dólares, generará 32 millones de dólares hasta fin de año; más de 1.144 millones hasta 2020 y 2.500 millones hasta 2025.

La planta está construida en más de 74 hectáreas y procesará 32,2 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas natural, para producir 2.247 toneladas día de GLP y 3.144 toneladas de etano, además de 1.044 barriles de isopentano y 1.658 barriles diarios de gasolina natural.

El presidente Evo Morales dijo que ahora el 80 por ciento de la producción de GLP en esta planta será para exportar a los mercados tradicionales de Brasil y Argentina, pero también a Perú y Uruguay. El pasado 23 de junio, Bolivia acordó con Perú la exportación de GLP a siete ciudades del sur de ese país, tras el primer gabinete binacional realizado en la ciudad de Puno.

El 20 por ciento restante de la producción de GLP irá al mercado interno, que ya está cubierto por la otra planta separadora: Río Grande de Santa Cruz.

Parte de las 15 mil toneladas mensuales que se prevén de Gran Chaco servirá para atender al 100 por ciento la demanda paraguaya, que asciende a 8.000 y 10.000 toneladas. “Siempre se habló de unir a los países a través de la energía”, dijo por ello, Cartes.

Según Efe, durante la visita de Morales a Cartes en junio pasado en Asunción se acordó bajar de 17 dólares a unos 12 el precio de la garrafa de gas que llega al consumidor en Paraguay.

Sin embargo, Achá se negó ayer a confirmar un precio inicial indicando que la cifra se basará en una cotización internacional de la mezcla del butano y propano, componentes del GLP. “Yo no les puedo dar un precio fijo porque son cotizaciones que derivan de una cotización internacional”, dijo.

Planta petroquímica y más exploración en Beni y Pando

El presidente Evo Morales anunció también para el próximo año el inicio de la construcción del primer complejo petroquímico de propileno-polipropileno en la región del Chaco, con una inversión de 2.000 millones de dólares. “Eso continuará en las distintas regiones sea con plantas hidroeléctricas, geotérmicas y también el litio”, afirmó.

Según datos oficiales, los nuevos complejos de producción de plásticos producirán 600.000 toneladas métricas anuales (TMA) de polietilenos y otras 200.000 TMA de propileno, a partir del procesamiento de las materias primas como el etano y el propano que se obtendrán de la Planta de Separación de Líquidos Gran Chaco.

El Presidente dijo que también en 2016 se entregará la planta de urea en Bulo Bulo, que cuesta 840 millones de dólares.

Asimismo, ratificó las nuevas exploraciones en Beni, Pando y La Paz en las siguientes semanas, y volvió a referirse a los pueblos indígenas indicando que deberían sumarse al proceso de cambio.

Por su parte, el ejecutivo de la Federación de Trabajadores Petroleros de Bolivia, Domingo Vásquez, afirmó que los pueblos indígenas quieren progreso para sus regiones, pero que no permiten que se realicen exploraciones.

Manifestó que los pueblos indígenas manejan como pretexto el proceso de consulta para evitar que las empresas petroleras ingresen a realizar exploraciones.

Cifras

La obra costó 694 millones de dólares y fue construida por la española Técnicas Reunidas.

El ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, informó ayer que en su primera fase, la planta producirá 500 toneladas métricas día de gas natural, y en la segunda se subirá a 2.245.

La planta está construida en más de 74 hectáreas y procesará 32,2 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas natural, para producir 2.247 toneladas métricas día de GLP y 3.144 toneladas métricas día de etano, además de 1.044 barriles de isopentano y 1.658 barriles diarios de gasolina natural.

En la obra intervinieron casi 9 mil trabajadores, que participaron de manera directa en ese proceso, y al menos 5.500 en los momentos pico.

La planta abastece del gas rico que produce el campo Margarita-Huacaya, para extraer, mediante un proceso de criogenización, los hidrocarburos ricos. Luego se enviará el gas pobre al mercado argentino.

Otros hechos

• Durante el acto central se realizó un homenaje a Carlos Villegas, el expresidente de YPFB que falleció en enero pasado producto de un cáncer en el esófago, con un minuto de silencio y la entrega de un busto.

• La escultura, ubicada en el interior de Planta de Separación de Líquidos de Gran Chaco que lleva su nombre, fue elaborado por el artista paceño Blas Calle Sirpa, en fibra de vidrio.

• El acto público tuvo lugar después de una tradicional “wajta” (ofrenda a la Madre Tierra), en la que participó el presidente de Paraguay, Horacio Cartes.

• Morales felicitó también a la española Técnicas Reunidas por el trabajo realizado. En la empresa participaron 20 ingenieros bolivianos.

• El secretario general de la Central Obrera Boliviana (COB), Hermo Pérez, afirmó que el inicio de operaciones comerciales de Gran Chaco generará mayores recursos económicos para el país. “La COB saluda la inauguración de la planta”, dijo, según la agencia ABI.