┏◣ Tecnología. la estatal espera la construcción de vagones con equipamiento moderno

┣  La Estatal encargó a Carlos Caballero, la construcción de vagones con sistema TDMX para transportar su producto desde la planta de Bulo Bulo hasta la ciudad de Montero. A pesar de que este proyecto de construcción es único, la empresa leva en su currículum 1500 soluciones de carga en Bolivia.

Los vagones cuentan con un sistema de  alta seguridad para descarrilamientos, lo que permitirá reducir los riesgos en casos de accidentes.

Los vagones planos tipo “espina de pescado” que construye la empresa metalúrgica Carlos Caballero (CC) por encargo de YPFB para transportar el producto de la Planta de Urea desde Bulo Bulo hasta Montero, contarán con un sistema moderno de freno y descarrilamiento aspectos que permiten un alto grado de seguridad. Adicionalmente, tienen un tratamiento superficial especial que protege de la corrosión que significa manipular el fertilizante.
La funcionaria del Departamento Comercial de Carlos Caballero, Lauren Montenegro, manifestó que si bien CC produjo mas de 1500 soluciones de carga ferroviaria en Bolivia, este proyecto es único en su tipo y responde a las necesidades puntuales de YPFB Corporación para el transporte óptimo de urea a granel.
Estos vagones son planos de planchas de acero bajo la norma internacional de ferrocarriles AAR, que abarca desde la parte del rodante, estructura y enganche. Estos miden 12 metros de largo y tienen un peso arriba de las 12 toneladas. Cada vagón tiene capacidad para transportar dos contenedores de urea. “Lo que tiene una alta tecnología es en el sistema de TDMX, es un sistema neumático, antes actuaba por palancas y brazos conocido como la timonería del vagón, era todo un sistema bastante antiguo y hoy se puede hablar de válvulas de frenado progresivas”, señaló el gerente general de CC, Alfredo Teruel.
Explicó que el sistema de válvulas permite controlar el freno de los vagones vacíos y los que están con carga, “entonces toda esa lógica hoy se puede perfectamente controlar con este sistema de frenado, a su vez tiene válvulas que le dan al vagón la seguridad de que si está excedido de peso o no, todo el sistema de freno tiene un cambio en esa lógica”, agregó.
Cada vagón y sus elementos pasan por inspecciones, pruebas de funcionamiento y otras requeridas en presencia de YPFB y la empresa encargada de la verificación, indicó Montenegro, además, que se realizará la inspección y certificación, garantizando el cumplimiento de las pruebas FAT (Factory Aceptance Test) y pruebas SAT (Site Aceptance Test) respectivamente, pruebas de carga y handling.
Cada vagón será entregado con su dossier documental de control de calidad, afirmó Montenegro.

Descarrilamiento
El sistema de descarrilamiento o sistema neumático, contiene una válvula que se dispara en el momento en que el vagón pierde la línea; es decir, si el sistema rodante se mueve más allá de cierto valor donde está ubicado dispara una válvula neumática y automáticamente todo el convoy detecta que hay un problema en uno de sus ruedas.
Esto hace que el maquinista pueda liberar una válvula de seguridad que despresuriza toda la línea de aire y en el acto se procede al frenado del convoy. “Puede ocurrir que el vagón número 34 sufre un descarrilamiento y el maquinista recibe la señal para que active los frenos y haga que todo el convoy se detenga”, reiteró Teruel. ▲

Redacción Central
redaccion@reporteenergia.com