Los resultados de este proceso respaldan la dependencia de las importaciones de este combustible a su vecino país. Se espera que en los próximos años ascienda a 0,5 billones de pies cúbicos diarios. Actualmente se importan 4 billones.

Tanto en términos de comercialización como en el transporte por ductos y otros medios, el gas natural es un mercado integrado en la región norteamericana, como lo demostraron los resultados de la primera temporada de asignación de capacidad del Sistema Nacional (Sistrangas), en que Petróleos Mexicanos (Pemex) obtuvo la mayor parte del transporte de molécula importada desde Estados Unidos (EEUU), por lo que las negociaciones deberán contemplar un capítulo especial acorde con el incremento de la demanda de este combustible protagonista de la transición energética.

El director general del Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas), David Madero, detalló que los resultados en la primera temporada abierta de capacidad para transporte en el Sistrangas fueron producto de la conformación del mercado de comercialización en que Pemex concentra a 70% de los clientes nacionales. “Se lleva a cabo un proceso gradual de cesión de contratos en el que, poco a poco, tanto Pemex como sus clientes van definiendo sus estrategias comerciales y en la medida en que se concentren los contratos, veremos la misma proporción en el transporte por el sistema”, dijo.

Kenneth Smith - RE 190
Kenneth Smith, director comercial de la Embajada mexicana en EEUU
«México es un socio importante para la economía estadounidense, no solo como importador sino como socio productor»

Gas natural en el TLCAN
Los resultados de este proceso refrendan la dependencia de las importaciones de Estados Unidos de este combustible. En los próximos años aumentará en 0.5 billones de pies cúbicos diarios por año la demanda nacional.

En la actualidad ya se importan 4 billones por todos los medios, ya sea por gasoductos independientes, contratados por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y en cargas de gas licuado por las terminales de Altamira y Manzanillo, de los cuales poco más de la mitad entran por el Sistrangas, particularmente a través de Los Ramones, mencionó. La importación de gas cubre hoy poco más de la mitad de la demanda en México.

Por tanto, Madero sugirió que en la posible renegociación del Tratado de Libre Comercio se incluya un capítulo de energía (sector que fue excluido en 1994) y se contemple la efectiva interdependencia trilateral en el mercado de gas natural. En la discusión se deben establecer estrategias de seguridad nacional, para que se frene el creciente robo de combustibles líquidos en los ductos de Pemex.

El pasado 10 de mayo, el gobierno mexicano advirtió al presidente de EEUU, Donald Trump, sobre los riesgos de terminar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), señalando que podría perjudicar a ambas naciones, dañar las exportaciones y a los consumidores norteamericanos y poner en riesgo puestos de trabajo en ese país.

Respondiendo a un decreto de Trump del 31 de marzo para revisar los déficits comerciales de EEUU, México dijo que su superávit comercial con su vecino del norte fue malentendido y que e impacto real a los empleos manufactureros fue por la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el 2001.

El año pasado el déficit de EEUU con México, de 63.200 millones de dólares, también reflejó la depreciación del peso mexicano durante un período de incertidumbre acerca del futuro de las relaciones binacionales, según un documento divulgado por la embajada mexicana en Washington, EEUU.

“La creciente integración de nuestras economías hace que México sea muy importante para la economía estadounidense, no solamente como un mercado de exportación, sino como un socio de producción”, dijo el director comercial de la embajada de México en EEUU, Kenneth Smith.

TEXTO: Redacción Central
redacción@reporteenergia.com