reporteenergia.com.- Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) programó para esta gestión una producción promedia de 64,75 millones de metros cúbicos por día (MMmcd) de gas natural para la venta, volumen que duplica a la producida en 2005, informó el presidente de la estatal petrolera, Carlos Villegas Quiroga.

“El 2005 Bolivia produjo 33 MMmcd, después de ocho años de Nacionalización este año para la venta estamos produciendo 64,75 MMmcd con una capacidad de producción de 66 MMmcd, prácticamente hemos duplicado la producción”, destacó Villegas.

Resultado de la Nacionalización y los contratos establecidos, las empresas privadas que operan en el país realizan un trabajo de servicio y éstas solo invierten en actividades de exploración y explotación.

“La producción que se genera pasa directamente a YPFB como propietaria de la producción de tal manera que las empresas privadas no tienen la mínima posibilidad de disponer de ésta. No es fácil duplicar la producción en ocho años, esto fue posible por las inversiones que se desarrollaron, porque las empresas privadas dijeron que aceptan las nuevas reglas del juego en términos de que la política hidrocarburífera y la estrategia está en manos del Estado boliviano”, ponderó Villegas.

El incremento en la producción del energético se explica por las inversiones históricas realizadas en todo el proceso de la Nacionalización y que para este año se programó una inversión inédita de $us 3.029 millones.

“El 2005 la oposición manifestaba que la nacionalización ahuyentaría a las empresas y que no se realizarían inversiones y que no va haber producción y por lo tanto vamos a incumplir todos los compromisos especialmente con el mercado nacional.  Pero ocurre que hubo inversiones, se quedaron las empresas y este año se programó una inversión histórica”, recordó.

Con la producción histórica de gas natural se cubre con holgura el mercado interno y los compromisos de exportación a Brasil y Argentina.

 Excedente De Producción

YPFB envía gas natural a la termoeléctrica Mario Covas de Cuiabá, en Brasil debido a que existe un excedente en la producción de gas natural. El nuevo contrato está vigente hasta el 31 de agosto de 2014.

“Este año como tenemos un excedente de producción en comparación al mercado, hemos llegado a un acuerdo con Brasil para entregarles una nueva producción a Cuiabá. Estamos entregando en este momento 2,22 MMmcd de gas, hemos suscrito un contrato hasta agosto de este año y a partir del primero de septiembre va ir un contrato que va ir hasta diciembre de 2016”, detalló Villegas.

Explicó que se trata de una nueva producción y un nuevo precio que es inédito en la historia del sector hidrocarburos, producto de una negociación favorable con Brasil.

“El nuevo precio tiene las características que el precio base que tenemos está más o menos en el orden de 10.26 dólares el millón de BTU que es un precio similar al actual que estamos exportando a la Argentina y sobre ese precio vamos a obtener dos premios siempre y cuando aseguremos primero la nominación o la entrega diaria de gas. Si aseguramos la entrega diaria de gas vamos a tener un premio del 3% y si aseguramos la entrega semanal de gas vamos a tener un premio del 5%”, explicó Villegas.

Boris Gómez Úzqueda

Consultor del sector privado

‘Nueva ley para industrialización’

Todo incremento de producción de gas debe ser motivo de alegría para el país, puesto que significará mejor atención a la demanda interna de industriales para evitar que se estanque el crecimiento de la industria y generación de empleo y por supuesto para honrar los requerimientos exigidos por los contratos internacionales de exportación a Brasil y Argentina.

Sin embargo insistimos en que es necesario volcar todos los esfuerzos a lograr una Ley de Hidrocarburos que sea moderna, atractiva de inversiones y permita joint-ventures entre Estado y multinacionales para procesos de exploración, producción, refino, transporte, comercialización e industrialización de gas natural.

Ese instrumento legislativo permitirá no sólo el crecimiento en la producción en los actuales volúmenes sino, de una vez por todas, insertar al país a esa dinámica económica-energética de la que se viene esperando, analizando y estudiando durante 10 años como es la industrialización.