reporteenergia.com.- El gerente comercial de Serpetbol, Sebastian Moyano, resaltó la experiencia y crecimiento obtenidos en estos últimos 12 años en la industria hidrocarburífera y minera en lugares con logística complicada, como la selva peruana.

En este sentido resaltó las principales obras ligadas al proyecto gasífero Camisea, el emblemático proyecto de exportación de Gas Natural Licuado (GNL) del Perú, trabajo que demandó la empresa  Pluspetrol, compañía que opera el componente de extracción del gas de esta zona.

Uno de sus proyectos fue la expansión de planta de gas Malvinas (EPC), que procesa fluido de Camisea, con la construcción de facilidades para la compresión de gas, criogenización GNL, recuperación de plantas de turbogeneradores, obras de hormigón, montaje de tanques y tendido de líneas de diferentes diámetros.

Esta ampliación aumentó la capacidad de producción de 1.100 millones de pies cúbicos diarios de gas (MMpcd) a 1.620 MMpcd.

Sin embargo, para la ejecución de estos trabajos la compañía logró superar con  un amplio desenvolvimiento logístico y tecnológico los retos de una geología complicada, como se presenta en Perú, considerando que el 80% del trabajo que realizan es en la selva.

Las principales actividades que se realizaron en esta zona son ductos, cruce direccionales de ríos, para las cuales  fue necesario emplear tecnología de Europa con personal de Emiratos Árabes para hacer los últimos cruces bajo el gerenciamiento de Serpetbol.

“En este tipo de complejidades de la selva, el 80% de los problemas son logísticos y 20% es operativo técnico. Aquí se puede perder mucho dinero, es uno de los principales riesgos en estas zonas”, afirmó Moyano.