reporteenergia.com.- (Álvaro Arnez*) El presupuesto para la subvención de carburantes en la gestión 2014 está garantizado y se estima en $us 904 millones, monto que toma en cuenta el crecimiento económico. El año 2013 la subvención fue alrededor de $us 981 millones. Esta disminución se debe a las inversiones realizadas en las refinerías estatales y al cambio de la matriz energética a gas natural.

En el tema de la subvención debemos ser analíticos, de manera de ir disgregando factores implícitos, desde el tipo de carburante hasta la aplicación de este en los diferentes sectores. Por ejemplo, la gasolina tiene un impacto directo en el transporte, donde la subvención por importación para el presente año es de aproximadamente $us 290 millones para mantener estables las tarifas de transporte.

Durante el 2015, Bolivia dejará de subvencionar la gasolina que actualmente importa, debido a que seremos soberanos en la producción interna a raíz de una serie de medidas acertadas de nuestro Presidente Evo Morales, como por ejemplo las plantas separadoras de Río Grande y Gran Chaco, incremento en la capacidad, unidades de reforma catalítica e isomerización en las refinerías y ejecución de programas de conversión de gasolina a gas natural vehicular.

La subvención del diésel necesita ser estudiada a profundidad, por lo que aproximadamente el 70% de la subvención total es debida este carburante. En la gestión 2015, el 100% de la subvención por importación será de diésel, al dejar de importar insumos y aditivos (gasolina de alto octanaje).

En el año 2013 se importó 894 mil metros cúbicos (Mm3) de diésel por un costo de $us 573 millones y, en la presente gestión, se proyecta una importación de 916 Mm3 a un costo de $us 607 millones.

Las cifras cerradas del año pasado indican que el 40% del diésel consumido a nivel nacional se realizó en el departamento de Santa Cruz, para este año se proyecta que se consuma aproximadamente 45%, lo que representa 695 Mm3, debido al crecimiento económico de este departamento.

Estudiando los sectores de consumo del año 2013 en Santa Cruz, la mayor proporción se direccionó al transporte pesado y público, el cual consumió 480 Mm3 que equivalen al 75% del total y el sector agroindustrial consumió el 20%. Cabe hacer notar que parte del transporte pesado también favorece las actividades de la agroindustria.

Dentro del sector productivo de la agroindustria, la producción de soya en el 2013 alcanzó 2,7 MMTn (millones de toneladas), del cual el 80% se destinó al mercado de exportación como ser a Colombia, Venezuela, Perú y Ecuador, por un valor económico aproximado a $us 200 millones, ocupando así el primer lugar de las exportaciones no tradicionales de Bolivia.

La visión y meta estatal a mediano plazo es ser también soberano en la producción de diésel, lo que se puede alcanzar a través de hallazgos de crudo pesado o procesos industrializadores como el Gas a Líquidos (GTL), los cuales implican elevadas inversiones y estudios técnicos profundos, dado que la Bolivia planificada para el 2025, de manera estratégica y geopolítica, en el sector económico depende directamente de la energía. *El autor es viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos de Bolivia.