reporteenergia.com.- El secretario ejecutivo de la Asociación Regional de Empresas de Petróleo y Gas Natural en Lationamérica y el Caribe (Arpel), Jorge Ciaciarelli, destacó que las alianzas público-privadas generan oportunidades bajo el esquema ganar – ganar para los Estados y las compañías.

Ciaciarelli explicó que resulta crucial  crear condiciones para recibir inversiones desde empresas internacionales que están interesadas en la Región.

Estas compañías también tienen que aportar tecnología para “llegar a obtener esos recursos de difícil acceso”, afirmó en referencia a cuencas de geología complicada, que requieren mayor inversión.

Entre las ventajas competitivas para atraer inversiones a la Región, mencionó que son importantes las Políticas de Estado en materia energética, la Seguridad Jurídica en los Contratos, los Permisos y Licencias socio ambientales.

También manifestó que se debe contar con información geológica de los bloques a licitar y la disponibilidad de mano de obra especializada  y talento humano.

En cuanto a las políticas de Estado en materia energética, estas deben tener reglas claras en cuestiones claves con el área económica, legal, fiscal, comercial y administrativa.

Destacó el caso de la política energética de Uruguay al 2030 que integra de manera simple una visión política multidimensional de todas las temáticas energéticas incluyendo aspectos económicos, tecnológicos, ambientales, geopolíticos, éticos, sociales, culturales.

Además para atraer inversiones, dijo, es necesaria la seguridad jurídica porque las empresas que invierten necesitan 30 años o más para recuperar inversiones y por lo tanto condiciones estables a lo largo de ese periodo.

Otro punto importante son los permisos y las licencias socio ambientales porque se ha demostrado el valor de la consulta pre licitatoria por parte de los gobiernos centrales con las comunidades regionales, destacó.

Este paso previo evita posteriores renegociaciones entre gobierno, comunidad  e industria y debe ser incluirlo en los pliegos licitatorios desde el comienzo.

También resulta ser un factor crítico la información geológica de los bloques a licitar, porque gracias a estos datos Uruguay tuvo sus primeras rondas licitatorias exitosas, recordó.

“Lo que hizo este país fue contratar a las empresas de sísmica mas importantes del mundo para efectuar la prospección de los lotes que se licitarían años más tarde y para eso utilizó un modelo que permitió que las empresas que desarrollaran esa información pudieran comercializarla y recuperar la inversión realizada”, señaló.

La única restricción era que al término de 10 años esa información quedaría en manos del Estado uruguayo. De esta manera las compañías internacionales se convirtieron en aliadas para los road shows y el Estado no tuvo necesidad de invertir en información geológica.

A su vez mencionó que para atraer inversiones es importante la disponibilidad de mano de obra especializada y la región cuenta con capital humano en ingeniería petrolera y operaciones. Sin embargo, existe carencia de profesionales formados en ciencias del suelo, geología y geofísica.

En cuanto a las ventajas que consiguen los Estados a través de las asociaciones gobierno-industria indicó que en primer lugar está la transferencia parcial o completa del riesgo exploratorio a las empresas contratistas, luego aparece el aprovechamiento del capital y las tecnologías en poder de las empresas contratistas.

En tercer lugar nombró a la consolidación de la matriz energética nacional, además del ingreso de divisas y fortalecimiento de la economía del país. Finalmente señaló la disponibilidad de fondos propios para al desarrollo de infraestructura.

Durante la ponencia denominada ‘Las alianzas público-privadas para el desarrollo Energético’ presentada por Ciaciarelli,  explicó que a nivel regional la necesidad de inversión de exploración y producción para el periodo 2012-2035 superarían los $us 60 mil millones por año en promedio según la agencia internacional de la energía.

Sin embargo aunque las necesidades de inversión son difíciles de afrontar con los recursos propios de los Estados, empresas de países como Japón Rusia China, Corea, India, Portugal, Reino Unido se encuentran operando en la región con interés de seguir invirtiendo en exploración y producción de hidrocarburos.