La petrolera francesa Total anunció este miércoles su retiro del proyecto gasífero South Pars 11 que operan en conjunto con Petrochina, en Irán. En un comunicado de prensa Total asegura que no podrá continuar el proyecto del SP11 y deberá deshacer todas las operaciones relacionadas antes del 4 de noviembre de 2018.

No obstante, la petrolera francesa deja un espacio abierto, señalando que se retira de Irán, «a menos que las autoridades de los Estados Unidos otorguen a Total una exención específica del proyecto, con el apoyo de las autoridades francesas y europeas. La exención de este proyecto debe incluir la protección de la compañía de cualquier sanción secundaria según la legislación de los Estados Unidos».

La decisión de Total fue tomada tras el anuncio hecho por Donald Trump del retiro de Estados Unidos del Joint Comprehensive Plan of Action o Acuerdo Nuclear con Irán suscrito entre China, Francia, Alemania, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos en julio 2015. Y el restablecimiento de las sanciones contra Irán por parte de los Estados Unidos.

Total señala haber sido respetuoso con los acuerdos. Destaca que, en 2017, junto con el otro socio Petrochina, ejecutó el contrato del proyecto South Pars 11 (SP11). Asegura, fue en pleno cumplimiento de las resoluciones de la ONU, la legislación estadounidense, la UE y la francesa. Todas vigentes en ese momento.

Indicó que, SP11 es un proyecto de desarrollo de gas dedicado al suministro de gas doméstico al mercado nacional iraní y para el cual Total ha implementado voluntariamente una política libre de IRGC (Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica) para todos los contratistas que participan en el proyecto, contribuyendo así a la política internacional para restringir el campo de influencia del IRGC.

Total asegura que no pondrá en riesgo sus negocios en EEUU

Total dice haber tenido siempre claro que no puede permitirse estar expuesto a una sanción secundaria. No arriesgaría su financiamiento en dólares por parte de los bancos estadounidenses para sus operaciones mundiales. Explica que la banca estadounidense participa en más del 90% de sus operaciones financieras.

Tampoco puede permitirse la pérdida de sus accionistas estadounidenses, que representan más del 30% de las acciones de la petrolera francesa. Y mucho menos quedar incapacitada de continuar sus operaciones en los Estados Unidos. Total detalla que los activos estadounidenses representan más de USD 10.000 millones de capital empleado.

Total no asumirá ningún compromiso adicional sobre el proyecto SP11, ni más allá de sus compromisos con las autoridades iraníes. En tanto se compromete con las autoridades francesas y estadounidenses a examinar la posibilidad de una exención de proyecto.

Asimismo confirma que su gasto real hasta la fecha con respecto al contrato SP11 es inferior a EUR 40 millones en participación del Grupo. Además, teniendo en cuenta las diversas oportunidades de crecimiento que Total ha captado en los últimos meses, Total confirma que un retiro del SP11 no afectaría su objetivo de crecimiento de la producción de 5% de CAGR entre 2016 y 2022.

Con información y foto de Energía 16