La empresa chilena Valhalla obtuvo en enero de 2016 la aprobación del estudio de Impacto Ambiental para el proyecto, que fue remitido a evaluación un año antes, en enero de 2015. Actualmente se encuentra en proceso de estructuración financiera, y, aunque en la web de la promotora sigue figurando 2018 como año de inicio de la construcción, está previsto que las obras den comienzo en 2019.

Con una inversión estimada de 900 millones de dólares, Cielos de Tarapacá se construirá con una doble finalidad en cuanto a la generación de Energía: la primera será abastecer de energía limpia durante el día a la central hidráulica de bombeo Espejo de Tarapacá, propiedad de la misma Valhalla y también pendiente de financiación; y la segunda, ofrecer energía limpia directamente al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

Una vez conseguida la financiación, el proyecto se construirá en 3 fases de 200 megavatios (MW) cada una, y contará con una línea eléctrica de aproximadamente 18 kilómetros (km) de longitud y una subestación elevadora a 220 kilovoltio (kV).

Este es uno de los pocos proyectos solares vinculados a centrales hidráulicas previstos en Chile.

Con información y foto de PV Magazine Latam