Las comunidades afectadas por el proyecto hidroeléctrico Rositas, del departamento de Santa Cruz, exigen que el presidente y el Directorio de la Empresa Nacional de Electricidad de Bolivia (ENDE) presenten un informe sobre los avances del proyecto en una reunión que se llevará a cabo el próximo 12 de julio en la comunidad Arenales.

Los ejecutivos de ENDE todavía no han confirmado su asistencia a dicho encuentro, el presidente del Comité de Defensa de Tierra y Territorio de las comunidades afectadas por el proyecto Rositas, José Luis Sandoval, considera que ese encuentro será indispensable para que las comunidades expresen su postura sobre los avances del proyecto y los alcances de éste.

Según el resumen ejecutivo del proyecto a diseño final elaborado por la empresa española Eptisa Servicios de Ingeniería SRL para ENDE, que fue filtrado por la Fundación Solón, el proyecto Rositas afectará a áreas protegidas como el Parque Nacional – Área Natural de manejo Integrado Serranía del Iñao, el Área Natural de Manejo Integrado Río Grande – Valles Cruceños y la Reserva Municipal Parabanó.

Sin embargo, Sandoval dijo que las comunidades solamente tienen conocimiento de que la afectación llegaría al Área Natural de Manejo Integrado Río Grande – Valles Cruceños y no así a las otras dos áreas protegidas.

Asimismo, Benigno Barrientos, dirigente de la comunidad Moroco Lajita, una de las afectadas, descalificó e informe de Eptisa porque no fue riguroso.

Con información y foto: Los tiempos