La República de Argentina, a través de su embajador en el país, Normando Álvarez, afirmó que YPFB no responde a las solicitudes de envío de más gas para el periodo de invierno que se hizo de manera formal desde Energética Argentina S.A (Leasa), ex Enarsa.

“Se hicieron las negociaciones para el envío de más gas a Argentina para el periodo de invierno de parte de Bolivia, pero hasta la fecha no hubo respuesta (…). Lo que es cierto es que también hubo cambios en nuestro gabinete, cambió el Ministro de Energía y el representante de la ex Enarsa que estaban llevando a cabo las negociaciones”, señaló.

La primera semana de julio, Leasa alertó que YPFB en promedio desde mayo envió un millón de metros cúbicos día (MMm3/d) de gas menos de lo requerido por el país vecino.

Sin embargo, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez salió al paso para decir: “lo que nos nominan, les enviamos”. Pero no precisó a cuánto ascendió la nominación argentina y qué volúmenes diarios de gas natural se envían para el periodo de invierno, considerado el más crítico en demanda energética del vecino país.

“Ustedes saben que el invierno es difícil para los dos países; por un lado Brasil pide más, por otro lado hay consumo interno mayor y en Argentina también no se cumple (con la demanda), pero creemos que no son tan grande estos desequilibrios”, señaló Álvarez.

De acuerdo a la adenda al anexo D del contrato de compraventa de 2017, para el periodo de verano, YPFB debía garantizar a Enarsa, un máximo de 20,3 MMm3/d, pero la estatal argentina podía recibir 16,7 MMm3/d, mientras que para invierno YPFB debía garantizar un volumen de 23,3 MMm3/d y la argentina estaba obligada a comprar 20,3 MMm3/d.

Consultado si la crisis económica que atraviesa su país no generó retrasos en el pago del gas boliviano, el diplomático respondió: “Hubo un retraso este mes que creo que ya se complementó estos días, pero no va a haber retrasos”.

De acuerdo a la versión de YPFB; el contrato de compra venta de gas natural suscrito con Enarsa es energético; por tanto, el cumplimiento de las obligaciones contractuales en energía (BTU) y no así en volumen (m3), y que en el presente año, no se han generado multas por fallas de suministro de gas.

Con información y foto de: Los Tiempos