El Ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, informó “ayer nos reunimos con las autoridades de Mato Grosso do Sul y empresas de esa región y acordamos firmar un contrato de largo plazo de 300.000 toneladas anuales de urea hasta el 2025, con destino a Mato Grosso do Sul y Sao Paulo. Esperamos suscribir este contrato en las próximas semanas. Además, nos expresaron que tienen interés en comprar GLP y gas natural a partir del 2020”.

De igual modo, la autoridad explicó “aparte, hemos trabajado con Mato Grosso do Sul un contrato de tipo spot de 25.000 toneladas de urea, una venta que sería inmediata y que va generar nuevos ingresos para el país. La urea boliviana es bien vista en los países de la región ya que es un mercado muy cercano en comparación a sus proveedores actuales que son de Asia y Medio Oriente”.

Asimismo, el equipo de Brasil expresó la necesidad de abastecimiento de 85.000 toneladas de Gas Licuado de Petróleo (GLP); en ese marco, “YPFB ahora se encuentra trabajando para viabilizar el transporte y los precios, hay buenas oportunidades en este nuevo mercado”, destacó Sánchez.

En lo que respecta a la compra de gas natural “Mato Grosso do Sul, el año 2020, va licitar una compra de 10 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas, en la que Bolivia tiene muy buenas oportunidades de abastecer este mercado al tener un precio muy competitivo y ser un mercado natural, el cual atendería la necesidad de 161 municipios del occidente de Brasil”.

Las áreas de concesión para la venta de gas boliviano serían a través de las distribuidoras COMPAGAS (Paraná), GAS BRASILIANO (Sao Paulo), MSGAS (Mato Grosso do Sul), SCGAS (Santa Catarina) y SULGAS (Río Grande do Sul). Estos volúmenes de gas estarían cubriendo a estas regiones y permitiría diversificar las empresas ofertantes entre las que entraría YPFB.

Finalmente, el Ministro señaló: “cómo podemos ver, existen muchas oportunidades en los mercados de la región, esto hace que Bolivia siga siendo atractiva para las inversiones, las cuales nos permiten transformar los recursos naturales en reservas hidrocarburíferas, por ende, incrementar la producción y los ingresos para el país, lo que al mismo tiempo genera nuevos ingresos para el Estado y las regiones, es un círculo virtuoso que se va trabajando desde el Ministerio de Hidrocarburos, para transformar a Bolivia en Corazón Energético del Sur”.

Con información y foto del Ministerio de Hidrocarburos