En 2017 había 10,3 millones de personas trabajando en el cada vez mayor sector de las energías renovables, un 5,3% más que en 2016, de acuerdo con un estudio de Irena. China, Brasil, Estados Unidos, India, Alemania y Japón se mantienen como los mayores empleadores, acaparando más del 70% de los puestos de trabajo (casi las 4/5 partes de ellos en Asia). Otro dato destacado por Irena es que, si bien cada vez más países obtienen beneficios socioeconómicos de las energías renovables, la mayor parte de la manufactura se realiza aún en unos pocos.

Tres de cada diez, solares

La solar fotovoltaica es la que suma más puestos de trabajo: en este sector, el empleo creció un 8,7% para llegar a 3,4 millones de puestos de trabajo en todo el mundo en 2017, hecho ligado al récord de los 94 GW instalados en fotovoltaica el año pasado (73 GW en 2016). China, India, Estados Unidos y Japón son los mercados más importantes, seguidos por Turquía, Alemania, Australia y Corea del Sur.

Una característica clave de la solar fotovoltaica, explica Irena, es que los puestos de trabajo se concentran en un pequeño número de países, debido a que el volumen de fabricación tiene lugar en relativamente pocos países y los mercados nacionales varían enormemente en tamaño. Así, cinco países acaparan el 88% del empleo solar en el mundo (casi 3 millones de puestos de trabajo). En China, líder indiscutible en empleo fotovoltaico, el segmento de las instalaciones representa el 36% de todos los trabajos, mientras que en India hay que 164.000 personas trabajando en esta tecnología.

El 7% de los empleos restantes está en Norteamérica (233.000 en EEUU) y el 3% en la Unión Europea. Según las estimaciones revisadas, en la UE había 99.600 empleos ligados a este sector en 2016, lo que supone una disminución de un 8% respecto al año anterior.

1,15 millones de empleos en eólica

Sumando los puestos de trabajo en eólica terrestre y marino, el resultado arroja la cifra de 1,15 millones, un 0,6% menos que en 2016. También en este sector la mayoría se concentra en un número limitado de países. Lo dominan cinco, con China, de nuevo, a la cabeza. En este país, las instalaciones eólicas en tierra disminuyeron un 15% en 2017, pero los parques marinos crecieron un 26%, lo que ha llevado a que el gigante asiático acapare el 44% del empleo eólico mundial.

En conjunto, Asia suma 610.000 empleos eólicos, prácticamente la mitad del total mundial. Alemania, Estados Unidos, India, Reino Unido, y Brasil representan juntos otro 50% de las instalaciones globales. Pese a la política anti renovables del presidente Trump, el empleo en eólica en EEUU creció un 3% y se situó en 105.500 puestos de trabajo. El ritmo de inhalación en Brasil se mantuvo aproximadamente en el nivel de 2015, con una estimación de 33.700 puestos de trabajo. En Europa alcanzó los 344.000 en 2016 (el año con la última información disponible), lo que supone un incremento de un 10% respecto a 2015.

Irena añade que Europa sigue siendo líder tecnológico mundial en eólica, especialmente en el segmento offshore, donde representa el 88% de la capacidad instalada en todo el mundo. Por otra parte, la exportación desempeña un destacado papel en el empleo eólico en la Unión Europea, con algunos centros fabricando exclusivamente para terceros países. Además, más del 80% de las empresas eólicas europeas están presentes, ya se vía fabricación o comercial, en otras partes del mundo.

Con información de Renewable Energy Magazine

Fotos: Archivos RE / Irena