Funcionarios de la industria y autoridades del gobierno de más de 15 países del hemisferio occidental se reunieron en Houston, Estados Unidos (EEUU) en la Ethanol Summit of the Americas para analizar las oportunidades actuales y futuras del Etanol en la región, este 19 de octubre.
El evento fue patrocinado por el Consejo de Cereales de Estados Unidos (USGC, por sus siglas en inglés), Growth Energy, la Asociación de Combustibles Renovables (RFA, por sus siglas en inglés) y la Junta de Promoción de Maíz de Iowa. Estas son algunas de las organizaciones de las industrias agrícolas y de combustibles renovables estadounidenses que trabajan juntas para promover el uso global del etanol y las exportaciones de este elemento en EEUU.
En la cumbre se reunieron científicos reconocidos y expertos en etanol con la finalidad de interactuar con los responsables de la formulación de políticas y proporcionar información referente a los beneficios económicos y ambientales del combustible mezclado con etanol.
Ethanol Summit of the Americas sirvió de punto de partida para ampliar los mercados regionales de participación en el Caribe, América Central y América del Sur.
“El aumento de la cooperación entre las industrias del etanol respalda el crecimiento económico de todos los países involucrados”, dijo Tom Sleight, presidente y director ejecutivo del Congreso de Cereales de Estados Unidos (USGC, por sus siglas en inglés). “Los esfuerzos de colaboración como las reuniones de esta semana permiten una mayor comprensión del clima político que rodea al etanol y ayudan a allanar el camino para el uso ampliado de etanol en toda la región”.
“Este evento es oportuno porque el diálogo y las mejores relaciones entre los líderes del etanol en el hemisferio se necesitan desesperadamente ahora para frenar el flagelo creciente de proteccionismo que solo frustrará nuestros esfuerzos unidos para expandir esta importante industria y atender las urgentes prioridades regionales de energía y medioambientales. “, dijo el presidente y CEO de la Asociación de Combustibles Renovables, Bob Dinneen.
Por su parte, la Cumbre destaca el uso del etanol en los combustibles para el transporte con la finalidad de cumplir una serie de desafíos económicos y medioambientales, incluida la mejora de calidad del aire, la ampliación del suministro de combustible actual y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.
La conferencia de dos días también incluyó las presentaciones técnicas sobre políticas, infraestructura y uso relacionados con el etanol en los Estados Unidos, México, Brasil, Canadá y Paraguay. La Cumbre destacó el lanzamiento de nuevas investigaciones sobre los beneficios ambientales de la mezcla de etanol en la gasolina, así como la hoja de ruta del etanol de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés), la economía del octano y cómo el etanol mundial comparte prosperidad a través del comercio.
EEUU estableció un máximo histórico para las exportaciones de etanol en la campaña de comercialización 2016 – 2017 en 1.370 millones de galones, 488 millones de bushels en maíz equivalente, superando el récord anterior establecido en 2011 – 2012.

Bolivia En la cumbre

El ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, quien fue invitado a participar de la cumbre, informó a los participantes acerca de la experiencia boliviana en la incursión del uso del etanol. En los próximos meses, Bolivia comenzará la utilización del etanol como nuevo combustible a través del convenio firmado entre la Confederación de Empresarios de Bolivia (CEPB) y el Ministerio de Hidrocarburos de Bolivia.
“Bolivia importa el 20 por ciento de gasolina, la idea es dejar de importar esa cantidad y comprarla a los nuevos ingenios, pero en alcohol anhidro, para mezclarla con 80 por ciento de gasolina, y obtener el nuevo combustible que es el etanol, con mejores condiciones”, indicó el ministro Sánchez.
En este sentido, aclaró, en el marco de la cumbre, la seguridad alimentaria en la actualidad está garantizada con la producción de caña de azúcar que abarca 180.000 hectáreas (Ha.); el incremento en la producción de caña de azúcar previsto en 360.000 Ha., es decir el doble, están considerados para incrementar los volúmenes de alcohol anhidro, que servirán para llevar adelante el proyecto Etanol en Bolivia.
Según el ministro, la inversión proyectada por el sector privado para la consolidación de este proyecto es de 1.500 millones de dólares, con los cuales se aumentará la capacidad de producción y se generarán 15.00 nuevos empleos en Bolivia. Además, señaló que este combustible responde a estándares de los nuevos vehículos que requieren mayor octanaje. ▲