Los disertantes coincidieron que la calidad en butano y propano del GLP de Bolivia, más la logística que se necesita para el traslado desde las refinerías hasta los lugares de comercialización, son ventajas competitivas de Bolivia.

En el tercer panel denominado “Oportunidades de negocio en la región: mercados de GLP y distribución de gas natural”, que se realizó en el marco del VII Congreso Internacional YPFB Gas & Petróleo 2017, el gerente general de Refinor Argentina, Fernando Caratti manifestó que el principal destino del Gas Licuado de Petróleo (GLP) en Argentina que se comercialice desde Bolivia es en gran medida para el sector residencial, esto sugiere en un 80%, mientras que el restante 20% se direccionará al sector industrial.

En anteriores negociaciones con el ministerio de Hidrocarburos de Bolivia, el titular de Refinor indicó el interés de comprar al país un volumen de 240.000 toneladas métricas (TM) por año, con cinco años de vigencia.

Por otra parte, Caratti manifestó que la capacidad que tiene Argentina en producción de gas es de 3.700.000 toneladas por año de GLP, para tener una idea del incremento, indicó que en el año 2006 se produjeron 2.300.000 toneladas por año, con lo cual se evidencia un aumento de 1.400.000 toneladas de producción en los últimos 10 años.

En base a estas cifras, Caratti indico que un tercio proviene de la refinación del petróleo que se encuentra en Argentina y el resto del procesamiento del Gas. “En Argentina tenemos una capacidad de producción de 120 MMdmcd de procesamiento, en comparación, en Bolivia, la planta Gran Chaco tiene 32 MMdmcd de capacidad” En este sentido, el titular de Refinor explicó que esta oferta de GLP está localizada en un corredor que va desde Bahía Blanca a Neuquén.

Por su parte, el gerente general de Petropar Paraguay, Eddie Jara, manifestó que no existe producción de GLP en su país, por ende el producto es 100% importado. En este sentido, vender 1 kilo de GLP en Paraguay tiene un costo aproximado de 0,65 centavos de dólar actualmente; en base a esta cifra, el precio de venta del sector privado es de 1,5 dólares.

Asimismo, recordó que el 28 de octubre del año pasado Petropar negoció con YPFB la venta de GLP a un costo “razonable”, por lo cual logró la introducción al mercado paraguayo con un precio de 0.90 centavos de dólar. “Es allí donde el gobierno actual (Paraguay), a través de la empresa estatal, vuelve al mercado después de 15 años de estar ausente”.

Según Jara, esta cifra permitió un beneficio a los bolsillos de los consumidores, además de que las empresas, que años atrás dejaron el uso del GLP por cuestiones de economía y utilizaron alternativas, actualmente se encuentran en la realización de cálculos financieros para volver a utilizar este producto en su industria. “Definitivamente, la situación logística de YPFB y la cercanía de las refinerías hacen que no se pueda competir con los productos de otras zonas”.

Ambos disertantes coincidieron que la calidad (butano y propano) del GLP de Bolivia, más la logística que se necesita para el traslado desde las refinerías hasta los lugares de comercialización, presentan ventajas entre otros comercializadores.