La construcción del Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA) podrá estar finalizada en diciembre o enero del año próximo de acuerdo a la previsión de la empresa Energía Argentina SA (Enarsa), la que relicitará en los próximos tres meses el último tramo de 100 kilómetros inconclusos.

A pesar de la decisión de culminar el gasoducto lanzado en 2007, la empresa estatal argentina no podrá asegurar su funcionamiento por falta de gas suficiente proveniente de Bolivia para atender la demanda futura, en particular en los meses de invierno, de las provincias de Formosa, Chaco y Santa Fe, explicó a los medios el presidente de Enarsa, Hugo Balboa.

1800 Mdd es el costo de inversión del GNEA desde que empezó su construcción en la gestión 2003.

El gas boliviano alcanzará para alimentar el Gasoducto Norte, por lo cual el gobierno del vecino país anticipó desde el Ministerio de Energía la idea de alimentarlo desde el sur.

El primer tramo correspondía a Servicios Vertúa, quien debía encargarse de construir 230 kilómetros en la provincia de Salta y la conexión con el gasoducto Juana Azurduy, proveniente de Bolivia.
Balboa dijo que Enarsa decidió recindir del contrato de la empresa Servicios Vertúa en uno de los nueve tramos en que se licitó toda la obra por mantener inconclusa la construcción de 103 kilómetros, en el límite entre las provincias de Salta y Formosa, Argentina.

Tras las rescisión, y de no mediar ningún recurso judicial por parte de Vertúa que estiraría los plazos, Enarsa prevé relicitar en tres meses el único tramo pendiente de construcción del total de 1.500 kilómetros de extensión, por lo cual la obra podría estar completa para diciembre o enero próximos.
El Gasoducto del Noreste fue concebido como una obra para abastecer de gas natural a más de 3,5 millones de personas desde Salta hasta Misiones. ▲ (Agencias)

TEXTO: Redacción Central
redaccion@reporteenergia.com