El desafío es desarrollar buenos proyectos que integren todos los aspectos, incluyendo lo social y ambiental. En el evento estuvo presente el ministro de Energías junto con expertos latinoamericanos del sector energético.

La integración energética no solo es necesaria sino también posible y rentable. El desafío es desarrollar buenos proyectos que integren todos los aspectos, incluyendo lo social y ambiental. Esta es una de las conclusiones del primer Foro Internacional “Integración energética: avanzando en la sostenibilidad”, que se realizó el pasado 9 de junio en el auditorio de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) en la ciudad de Cochabamba.

El foro tuvo como temas centrales Trilema de Sostenibilidad Energética, Integración Energética en América Latina, Panel: Integración Energética retos y oportunidades y Bolivia: avanzando en la integración, Conversatorio: Bolivia y la integración energética.

En ese marco, la integración energética exige políticas públicas de largo plazo que conciban modelos de negocio donde se articule lo público con lo privado. “La concepción de modelos netamente estatales no es posible”, aseveró el profesor del Insituto de Economía de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, Nivalde de Castro.

La vicepresidenta para América Latina y el Caribe del Consejo Mundial de Energia, Claudia Cronenbold, aseguró que “el trilema energético requiere desafíos en inversiones y proyectos que hagan sostenible el suministro de energía tomando en cuenta lo ambiental y social”. “El cambio climático es una realidad y ese es un consenso global, pese a la salida de los Estados Unidos, el impulso del COP21 de Paris no se detendrá”, dijo.

El director de Análisis y Estrategia en Energía, CAF Banco de Desarrollo de América Latina, Mauricio Garrón, manifestó que “la complementariedad energética abarca usar todas las fuentes posibles. En la próxima década América Latina duplicará sus necesidades energéticas” y eso requiere esfuerzos de integración sostenibles, complementó.

El presidente de ENDE, Eduardo Paz, enfatizó que “la integración energética es la única manera de resolver el Trilema de la energía. En el caso boliviano “estamos en la optimización de inversiones y ecosistemas de escala”. Agregó que existe una cartera amplia de proyectos los cuales están en ejecución y otros en proceso de estudio y búsqueda de financiamiento.

Paralelamente, el ministro de Energías de Bolivia, Rafael Alarcón ponderó la voluntad del Gobierno nacional por la decisión política de implementar el ministerio de energías para llevar adelante la gran cantidad de proyectos que miran a cambiar la matriz energética boliviana y revertir lo que actualmente es 72% termoelectricidad y 25% hidroelectricidad. En 2025 se busca tener 74% hidroeléctricas, 23 termoeléctricas y 4% de energías alternativas.

Considera que no se puede seguir subsidiando la generación eléctrica con gas que podría ser destinado a industrialización u otros propósitos, ya que el precio del gas es bajo para la generación de electricidad.

El ministro manifestó que “queremos convertir a Bolivia en un articulador energético, no buscamos suministrar el 100% de la energía que requiere Brasil, pero si atender parte de su demanda creciente. Estamos trabajando en ese propósito”, finalizó.

Unas de las premisas del foro fue que América Latina es un continente con recursos energéticos abundantes pero distribuidos asimétricamente. La necesidad de utilizar esta riqueza energética de manera óptima debe fomentar la cooperación entre países.

TEXTO: Redacción Central
redaccion@reporteenergia.com