El CEO de Repsol, Antonio Brufau; el presidente de Bolivia, Evo Morales y el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez anunciaron que la firma española, junto a los socios del consorcio PAE, Shell y YPFB Andina, han sido partícipes de la exploración del bloque Iñiguazu, con potencial de 1 trillón de pies cúbicos (TCF`s, por sus siglas en inglés), ubicado en el departamento de Tarija, en conferencia de prensa realizada el 14 de junio en presencia de autoridades.

Sánchez destacó el trabajo del presidente Morales como clave para la negociación de nuevas inversiones por parte de Repsol en el país y, resaltó la presencia de firmas internacionales de renombre en el sector hidrocarburífero que tienen la intención de invertir en Bolivia.

El CEO de Repsol afirmó que en el Área de Contrato Margarita se tuvo una inversión estimada de 500 millones de dólares (MMdd) sólo en producción inicial, pero para mantener esta producción, se habló de entre 350 MMdd y 500 MMdd, dependiendo del éxito de la exploración y desarrollo, “estoy concencido de que estaremos hablando de al menos 1.000 MMdd”.

“Llegan muchas empresas en Bolivia: YPF de Argentina, Shell, PAE, Repsol, Gazprom y otras empresas, con el único motivo de seguir con las inversiones para encontrar nuevos recursos, aumentar la producción y así tener nuevos ingresos que puedan ser redistribuidos en el Estado boliviano, mejorando la economía”, indicó el ministro.

“Con la extensión del proyecto Margarita – Huacaya, existen grandes posibilidades ya que extenderá su concesión durante 15 años más”, Antonio Brufau, CEO de Repsol.

El consorcio Repsol, Shell y PAE tienen una participación del 40% en el bloque, y el restante 60% está a cargo de YPFB Andina, subsidiaria de la estatal petrolera Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB Corporación). Se tiene plasmada la producción para finales del 2019 o principios del 2020.

Por su parte, Brufau manifestó su deseo de colaborar en el desarrollo de los nuevos proyectos que existen para que la producción de gas en Bolivia de respuesta a las demandas del mercado tanto interno como externo, “Con la extensión del proyecto Margarita – Huacaya, creemos que existen grandes posibilidades ya que extenderá su concesión durante 15 años más”.

Asimismo, dijo que, al margen de los pozos Boyuy y Boicobo, la inversión necesaria en Margarita sería constante para la incorporación en Huacaya II y mantendría los campos en el nivel de producción en el que se mantenían en aquella ocasión.

Sánchez dijo que, por este tipo de reuniones, la política hidrocarburífera en Bolivia avanza a pasos agigantados, con el motivo de seguir con las inversiones para encontrar nuevos recursos, aumentar la producción para tener nuevos ingresos en la redistribución de las economías del Estado boliviano.

En los meses posteriores, el pozo Huacaya II iniciará en producción, proceso que es operado por Repsol, quien inicialmente generó 1 millón de metros cúbicos por día (MMmcd) y con vías a producir 2 MMmcd más para el 2018, alcanzando un total de 3 MMmcd.

Con una extensión de 644 kilómetros cuadrados, el bloque Iñiguazu, está ubicada en la segunda sección de Caraparí del departamento de Tarija y es colindante con Caipipendi, es el de mayor producción del país con 1.18 TCF´s, y situó a Repsol como el mayor productor de hisrocarburos de Bolivia.

Al ingresar a este bloque, la multinacional española Repsol asumió un nuevo desafío exploratorio que espera concretar con resultados positivos en los próximos años.

Texto: Redación Central

redaccion@reporteeenergia.com