Las reservas de petróleo de Estados Unidos subieron la semana pasada en 100.000 barriles y se situaron en los 509,2 millones, informó este miércoles el Departamento de Energía.

La cifra fue levemente inferior a las estimaciones de alza de 800.000 barriles de los analistas. Las existencias de crudo continúan así en niveles de récord histórico para esta época del año, según los datos oficiales.

Se trata del primer descenso en las reservas de petróleo tras tres semanas consecutivas de aumentos.
Tras conocerse estos datos, el precio del barril de petróleo West Texas (WTI) para entrega en agosto descendió en 0,11 dólares, hasta los 44,35 dólares.

Las importaciones diarias de crudo alcanzaron la semana que terminó el 23 de junio en una media de 7,4 millones de barriles al día, con un incremento de 129.000 barriles respecto de la semana precedente.

La media de las últimas cuatro semanas en las importaciones de crudo, un indicador menos volátil, se ubicó en 7,4 millones de barriles diarios, un 2,3 % más que en el mismo periodo del pasado año.

Las reservas de gasolina para automoción se redujeron en 900.000 barriles, hasta los 241 millones, y siguen en la banda más alta de la media histórica.

Las reservas de combustibles destilados, como el diésel y el gasóleo de calefacción, decrecieron en 200.000 barriles y se situaron en 152,3 millones.

Las refinerías operaron a un 92,5 % de su capacidad instalada, por debajo del 94,4 % de la semana anterior.

El total de existencias de crudo y productos refinados en Estados Unidos, incluida la Reserva Estratégica, que se redujo un 0,2 % hasta los 682,4 millones, descendió hasta los 2.034,6 millones de barriles.

TEXTO: Investing
http://bit.ly/2skJul6