La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los productores independientes anunciaron que congelarán sus suministros petroleros hasta el 31 de diciembre, esto con el fin de drenar las reservas almacenadas en las naciones consumidoras, así lo decidieron el pasado 30 de noviembre en Viena, Austria, los ministros del sector de 24 países.

Hace un año, decidieron retirar del mercado 1,8 millones de barriles diarios (MMdb) para apuntalar el precio del crudo. “Extendemos nuestro acuerdo (de recorte) hasta finales de 2018″, dijo el ministro de Arabia Saudí, Jalid al Falih.

“Las inversiones volverán más bien antes que tarde al sector (petrolero)”, agregó

La primera cita certificó el tope máximo de producción conjunta de los 14 miembros de 32,5 millones de barriles diarios, en esa cita, la cuota supuso una rebaja de 1,2 (MMdb) respecto al bombeo de octubre de 2016.

Rusia, México, Kazajistán, Azerbaiyán, Bahrein, Brunei, Malasia, Omán, Sudán y Sudán del Sur, que no pertenecen a la organización, se adhirieron a fines de 2016 al recorte, retirando juntos otros 580.000 barriles al día, formando una inédita alianza petrolera, responsable de más de la mitad de la oferta mundial de crudo.

“Ha sido un acuerdo muy exitoso”, destacó el ministro ruso de Energía, Alexander Novak.

Eso sí, ante las habituales incertidumbres del sector, el grupo indicó que tiene la “intención” de volver a estudiar la situación en junio, de esta manera, pueden prever si fuera necesario reajustar el nivel de bombeo. Todos se mostraron satisfechos por la bajada del nivel de los inventarios de crudo y la subida de los petroprecios en más del 20 %, “Está previsto que la demanda aumente, pero nunca se sabe, así que vamos a ser muy ágiles”, señaló Al Falih.

Uno de los riesgos que afronta el grupo es que el elevado precio incentive la producción rival, y en especial la del petróleo de esquisto en Estados Unidos, cuyo auge en 2014 fue una de las principales causas del desplome de la cotización del crudo en casi un 80 % entre 2014 y 2016.

“La producción de los países que no pertenecen a la OPEP es un interrogante y reconocemos la variabilidad del esquisto en EEUU (…) reaccionaremos y actuaremos dependiendo de cómo sean los acontecimientos”, señaló el ministro saudí.

Con información de energía16.com