El viceministro de Altas Tecnologías Energéticas, Luis Alberto Echazú, informó este viernes que se amplió hasta enero de 2018 el plazo para que las 10 empresas precalificadas presenten sus propuestas finales para la construcción de la Planta Industrial de Carbonato de Litio, en el Salar de Uyuni, Potosí.

Según Echazú, se prevé adjudicar la construcción de la planta en febrero de 2018 y su construcción demoraría alrededor de 12 meses, por lo que la producción industrial de carbonato de litio comenzará en el segundo semestre de 2019.

“El 20 de enero abrimos las propuestas finales y calificamos, esperemos en febrero adjudicar y firmar el contrato para la construcción y ojalá que esto tarde de 10 a 12 meses y estamos comenzando la producción, las pruebas, el segundo semestre (de 2019)”, dijo en entrevista con la Red Patria Nueva.

La autoridad del sector dijo que se amplió dos meses el plazo para la entrega de propuestas, que vencía este 24 de noviembre, debido a que las 10 empresas interesadas pidieron en conjunto más tiempo por la complejidad del proyecto.

“Nos dijeron que el tiempo que les hemos dado es muy estrecho, que es una fábrica compleja, con tecnología moderna y nos hemos visto obligados a aceptar”, sostuvo.

El Gobierno boliviano invirtió hasta la fecha 66,6 millones de dólares para instalar las plantas piloto de litio y prevé invertir 875,5 millones de dólares más para construir las plantas industriales en los bordes del Salar de Uyuni, considerado el desierto de sal continuo más grande del mundo, según fuentes oficiales.

Con información de abi.bo