Bolivia pretende generar aproximadamente 15.000 megavatios (MW) destinados a la exportación hasta el 2025, con una inversión de 30.000 millones de dólares (MMdd) y de esta manera consolidar un nuevo pilar en la economía boliviana, según lo manifestó el viceministro de Electricidad y Energías Alternativas, Joaquín Rodríguez, en audiencia de rendición de cuentas del sector Electricidad y Nuclear.
Rodríguez explicó que de estos 30.000 MMdd, las inversiones en termoelectricidad, más los respectivos ciclos combinados, serán de 1.453 MMdd; para energías renovables se destinarán 1.389 MMdd; “en hidroeléctricas, realizaremos las más altas inversiones, llegando a los 26.359 MMdd”, agregó.
La autoridad dijo que ya para el 2020, la generación mediante estas tres fuentes de energía se calcula en los 4.526 MW. Asimismo, la autoridad anunció que la cobertura del servicio básico al 2025, en el área urbana, será del 100%, al igual que en el área rural.

Integración Energética
La consolidación por la integración del sector eléctrico con Argentina, Brasil y Perú es uno de los retos más importantes de Bolivia fijados para esta gestión, con el fin de crear una nueva fuente de ingresos para el desarrollo del país y convertirse en el corazón energético de Sudamérica.
Con este objetivo, el gobierno se ha trazado como meta generar 6.000 megavatios (MW) de energía eléctrica para 2025, año del bicentenario de Bolivia. De esos 6.000 MW se tiene pensado que la mitad sea para el mercado interno y el resto para exportar.
El objetivo es cambiar la matriz energética con hidroeléctricas y energías renovables, ampliando las reservas, lo que permitirá mayor confiabilidad al sistema y así se consolidará un nuevo pilar económico del país.
De acuerdo con el ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, se debe cerrar el contrato de integración energética con Argentina, que permita exportar alrededor de 1.000 megavatios a ese país, además de ampliar la Termoeléctrica del Sur, en Yacuiba. En este acuerdo se negocia desde hace dos años, hasta la fecha se cuenta con una propuesta concreta en cuanto a los volúmenes, tarifas y las inversiones.
Por otra parte, remarcó el acuerdo suscrito con Electrobras de Brasil para el estudio de identificación que permitirá construir una hidroeléctrica sobre el río Madera, este generará al menos 3.000 megavatios.
Cabe destacar que la Empresa Nacional de Electricidad (Ende) firmó un acuerdo con una empresa privada brasileña para una sociedad en la termoeléctrica de Cuiabá.
Explicó que también debe consolidarse este año con Perú el estudio básico para construir una línea de interconexión eléctrica. “Esos son los retos importantes de un sector eléctrico que está haciendo muchas más inversiones que YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos)”, remarcó Sánchez.
Por otro lado, remarcó el avance importante en proyectos de generación históricos como Rositas, El Bala, Carrizal y Misicuni.

Exportación
Respecto a la exportación de energía, según el presidente de Ende, Bolivia ofreció 2.500 Megavatios (MW) a Argentina; a Brasil, 8 mil MW; a Paraguay, 100 MW y aún no hay cifras para Perú.
Señaló que la oferta para Brasil y Argentina se realizó en base a datos de producción previstos por la generación de proyectos de energía alternativa, de termoeléctricas e hidroeléctricas. Una vez concretados los contratos con los países para la exportación de energía, existe un plazo de 18 meses para la construcción de líneas de interconexión.
“Bolivia es un país que no tiene ninguna interconexión internacional, para pensar en exportar, lo primero que hay que hacer es construir esta interconexión.
El periodo que nosotros tenemos establecido para concretar esto es de 18 meses y ahí recién se podría hablar de exportación física”, manifestó.

Río Madera
Se trata de un estudio de 7,5 MMdd, la CAF – Banco de Desarrollo de América Latina destinó 600 mil dólares a fondo perdido y el resto ENDE y Electrobras a partes iguales. El proyecto hidroeléctrico binacional en parte de la cuenca del Río Madera y sus afluentes principales ubicados en territorio boliviano y brasileño, proyecta producir 3.000 megavatios, de los que el 50% beneficiará a Bolivia y el otro 50% a Brasil.
Según el Boletín SG – Sirenare de octubre del 2005, el potencial hidroeléctrico del río Mamoré – Madera, entre Guayaramerín y Abuná, está estimado en 43.000 Gigavatios/hora (GWh) por año, equivalente a 21 trillones de pies cúbicos (TCF´s) de gas natural.
El río Madera es el más importante de Bolivia, debido a que la cuenca de drenaje abarca el 60% del territorio nacional, que incluye a ocho de los nueve departamentos de Bolivia, con excepción de Tarija. Su caudal medio anual es de 17.000 m3/s, que representa el 96% de escurrimiento anual de la superficie en Bolivia y contribuye con 10% del caudal del río Amazonas, la fuente de agua dulce más grande del planeta.
A su vez, en el portal web de la CAF, señala que el objetivo de la consultoría es desarrollar un estudio de inventario hidroeléctrico binacional en parte de la cuenca del Río Madera y afluentes ubicados en territorio boliviano y brasileño.

Texto: Redación Central

redaccion@reporteenergia.com