El ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, anunció hoy que ejecutivos del más alto nivel de la petrolera brasileña Petrobras visitarán la próxima semana Bolivia para analizar el cierre de un acuerdo de exploración y explotación de gas en el sur del país.

«Posiblemente se puedan firmar la próxima semana los contratos de San Telmo y Astillero», dijo a Efe en referencia a dos campos de gas natural en el departamento de Tarija (sur), donde se calcula que hay reservas por 3,7 billones de pies cúbicos del energético.

Sánchez aseguró en una conferencia de prensa que la representación de Petrobras que va a visitar el país está formado por «los cuatro directores ejecutivos que hay en la máxima instancia de Petrobras» y llegarán para cerrar el acuerdo de operaciones en los dos campos con YPFB Chaco, una filial de la empresa petrolera estatal boliviana YPFB.

De concretarse el acuerdo como espera Bolivia, los trabajos de exploración sísmica comenzarían en septiembre u octubre próximos en San Telmo y Astillero, según el ministro.

Además, la delegación de Petrobras debe continuar negociando con autoridades bolivianas la renovación del contrato de compra de gas natural, que vence en 2019.

Sánchez dio a entender que se está debatiendo con Brasil si Petrobras comprará el 50% del gas boliviano destinado a Brasil para distribuirlo a privados y la venta directa será la otra mitad, o si por el contrario el mercado brasileño se liberalizará por completo.

«Hay dos posibilidades: que Petrobras compre un 50% y otra que se abra el mercado. Cualquiera de las dos es la mejor oportunidad de Bolivia para tener mejores precios», explicó el ministro.

Además, se mostró confiado en que la demanda brasileña de gas natural se recupere y en marzo alcance los 27 millones de metros cúbicos (MMm3/d) respecto a los 12 MMm3/d que demanda actualmente, debido a la alta capacidad de las presas hidroeléctricas en la estación de lluvias.