┏◣ tecnologìa. El uso de energias alternativas reduce las emisiones de co2

┣  La energía solar fotovoltaica se convirtió en los últimos años en una de las fuentes de generación de energía eléctrica esenciales para frenar el cambio climático y un recurso importante en la matriz energética de algunos países. Las energías renovables son un aspecto importantes para ahorrar energías.

En Bolivia, la región y el mundo el desarrollo de las fuentes renovables de energía es uno de los aspectos claves de la política energética y económica, principalmente por que contribuyen eficientemente a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, en particular del CO2, por la mayor participación de las energías renovables en el balance energético disminuye nuestra dependencia de los productos de combustibles líquidos (petrolíferos) y por la diversificación de fuentes de suministros al promover otros recursos. Un aspecto específico y fundamental en el país es que el balance energético/económico nos obliga a priorizar los recursos renovables en contraposición con los combustibles como Diesel Oil o incluso Gas Natural, en especial para proyectos menores a los 100 MW.
Hoy en día y principalmente debido al desarrollo acelerado de la tecnología, la generación de energía eléctrica con recursos renovables es económica y técnicamente competitiva en relación a las energías convencionales. Podemos señalar que instalaciones eólicas con turbinas en el rango de 2 a 4 MW, centrales Fotovoltaicas entre 50 y 300 MW y pequeñas centrales hidráulicas (<20 MW de potencia nominal), han alcanzado prácticamente el umbral de rentabilidad.
La energía solar fotovoltaica se ha convertido en los últimos años en una de las fuentes de generación de energía eléctrica esenciales para frenar el cambio climático y un recurso importante en la matriz energética de algunos países, esto como se señaló por su competitividad respecto a otras fuentes. Las razones de su uso generalizado son diversas, siendo una de los más determinantes el abaratamiento espectacular que han experimentado los precios de los paneles solares.
Desde sus inicios en la década del 50, las células solares de silicio fabricados inicialmente en los laboratorios Bell Telephone (EEUU), tenían el incentivo por el programa espacial de ese país. Durante las siguientes dos décadas, las aplicaciones espaciales fueron prácticamente las únicas para estos dispositivos, debido al elevado costo de la energía producida con células fotovoltaicas (superior a 150 U$/kWh). A partir de 1980 y gracias a una reducción gradual de esos costos, las aplicaciones terrestres superaron a las espaciales y desde entonces, su desarrollo en el mundo ha atravesado diferentes situaciones al alza y baja en su competitividad, pero que sin embargo contribuyeron a un desarrollo tecnológico más acelerado.
En los últimos quince años, países como Alemania, Dinamarca, Italia y España en primer lugar y posteriormente Estados Unidos, China, India y Japón, incentivaron el uso de las energías renovables en general y de la solar fotovoltaica en particular, mediante el pago de primas por la electricidad producida.
Considerando los ùltimos 10 años, se produjo un incremento considerable en el uso de la potencia fotovoltaica instalada y acumulada en todo el mundo.
Por lo que respecta a la producción de los paneles solares, en la actualidad los primeros puestos del ranking mundial de fabricantes los ocupan empresas asiáticas (con China a la cabeza) y de Norteamérica. Los fabricantes europeos, que tuvieron un papel muy destacado en el origen y el desarrollo de la tecnología fotovoltaica a comienzos del presente siglo, han desaparecido o han sido absorbidos por los grandes fabricantes asiáticos. Entre los principales fabricantes del mundo se encuentran las empresas siguientes:
El Desarrollo tecnológico en la industria fotovoltaica no solo se traduce en reducción de costos, sino también en una mejora de la calidad y mayor garantía en la continuidad operativa para prestar el servicio de generación. ▲

TEXTO: Redacción Central
redaccion@reporteenergia.com