┏◣ incumplimiento. La empresa española queda fuera de los proyectos en bolivia

┣  La decisión se dio luego de que la constructora española incumpliera el plazo de 15 días para retomar sus actividades en el contrato con el Estado boliviano sobre la obra hidroeléctrica Miguillas y la carretera, tramos Ixiamas – San Buenaventura

Los ministerios de Obras Públicas y de Energías confirmaron este 19 de abril, por separado, que decidieron invalidar los contratos suscritos con la firma española Corsán Corviam para la construcción de la carretera Ixiamas – San Buenaventura y la hidroeléctrica Miguillas, respectivamente, además iniciaron los trámites para la ejecución de las boletas de garantía en ambos casos.
La empresa tenía 15 días para retomar actividades en la obra y por que incumplió ese plazo se decidió rescindir también el contrato de construcción, informó el ministro de Obras Públicas, Milton Claros.
Asimismo indicó que en el caso de los subcontratistas que contrató Corsán Corviam, deben presentar sus denuncias y seguir el conducto regular legal para encontrar soluciones a sus demandas.
Paralelamente, el ministro de Energías, Rafaél Alarcón, manifestó que “ya se planteó la resolución de contratos” con Corsán Corviam tras cumplirse los plazos establecidos y se enviaron las notificaciones a los bancos para hacer efectiva la ejecución de boletas que presentó la empresa.
“Ya se planteó la resolución de contratos, cumplidos los plazos establecidos del contrato, y se enviaron las notificaciones a los dos bancos para el cobro de las boletas”, mencionó.
Alarcón informó que el 18 de abril se notificó con la resolución del contrato a Corsán Corviam, se elaboraron cartas para el cobro de las boletas de garantía que sumadas superan los 117 millones de dólares en tres bancos del país, Banco Nacional, Banco Bisa y el Banco Mercantil, del Nacional ya se tiene respuesta de que se depositó en las cuentas de Ende alrededor de 20 millones de dólares y en los próximos días estamos a la espera de que en los bancos se depositen las boletas de garantía faltante.
“Se tomó la decisión de ejecutar el proyecto en forma desagregada, tal como lo estamos haciendo con el Proyecto Misicuni o con el Proyecto San José, esa será la modalidad de ejecución de los proyectos. Gran parte de las tareas se encomendaron a una subsidiaria de ENDE que es ENDE Corani y de esta manera poder recuperar algunos contratos, particularmente de la fabricación de equipos que están siendo fabricados para el Proyecto Miguillas, dijo Alarcón.
Asimismo manifestó que el único daño al Estado es la pérdida de tiempo.
Se estableció que son seis los contratos que se vienen mas adelante, alguno de los cuales serán desarrollados por ENDE. Se necesitan líneas de transmisión y subestaciones, estas tareas las realizará ENDE trasmisión, estamos en la estructura de una solución que permita utilizar los recursos que tiene la Corporación ENDE a tal manera que las obras sean desagregadas.
La empresa española, mediante una nota de prensa, expresó su deseo de iniciar un diálogo con el Gobierno y desearía recibir propuestas para una solución a la situación de las obras en curso.
El texto indica que el abandono de las obras se debe a incumplimientos contractuales no atribuibles al contratista y riesgos a sus trabajadores. “Los equipos de Isolux (de la cual es filial Corsán Corviam), se vieron obligados a retirarse de los emplazamientos de tales obras por razones de seguridad física de las personas, incumplimientos contractuales no atribuibles al contratista y eventos sobrevenidos en la ejecución de las obras que no fueron resueltos aún”, resalta la nota.
“En el caso de que se confirme la ejecución de los avales, Isolux confía en que tanto la Empresa Nacional de Electrificación, como la Administradora Boliviana de Carreteras destinen tal dinero para pagar a los trabajadores que pudieran verse afectados, con el ánimo de que la disputa repercuta lo menos posible en las empresas locales de Bolivia”, subraya. ▲

TEXTO: Redacción Central
redaccion@reporteenergia.com